Amante Silencioso – Capitulo 6

juny 15th, 2009 by Taeko
This entry is part 6 of 14 in the series Amante silencioso

Capitulo 6

Cuando entramos Wrath estaba sentado detrás de su gran escritorio, nos saludó con un gestó y vi como Lya inclinaba brevemente la cabeza para corresponder al saludo. La pelirroja se quedó cerca de la puerta tal y como había hecho antes, pero la invité a pasar un poco más y le mostré el sofá. Tomó asiento y me dirigí a su lado.

~ ¿Nervioso? ~ Siempre me había asombrado la facilidad de captar las emociones que tenía Wrath, pero ahora más que asombrarme me molestaba.

~ Bastante.

~ Es tu chico, no lo estés… ~ Un par de golpes en la puerto hicieron que me volteara hacia ella y que me quedara estático en ese punto cuando oí a mi hermano decir “Adelante”.

La puerta se abrió y apareció la cabeza de mi chico, de John.

El chico que apareció ante mi, más que un chico parecía un hermano más. Simplemente deduje que era un chico y que se trataba de John cuando vi su cara de estupefacción y como esta pasó a incredulidad y luego emoción. Tohrment no pudo más que tragar saliva y abrir los brazos para que John se acercara a él. El abrazo mostró tantas y tantas emociones que parecía que hasta yo fuera parte de ello. Realmente no recuerdo en qué momento Tohrment se había levantado para abrazar al chico, pero lo había hecho.

Mientras veía esa escena pensaba que eso nunca pasaría entre mi padre y yo. “Quizás… quizás por eso nunca he considerado mi familia como una familia más… Por eso, nunca he podido extrañarle en las excursiones del colegio y si he echado en falta a Nessi, pero de un modo… ¿distinto?” Algo estranguló mi garganta por dentro: no podía tragar y creía que me iba a ahogar, pero luego me percaté que no solamente mi garganta era la que padecía ese mal, sino también mi estómago: “Celos… Eso serán los celos de no tener a alguien a quien abrazar de ese modo… Cuando vi a Wellsie entrar en mi casa tomada de la mano de Tohr… pasó lo mismo… Pero por alguna razón ahora es distinto: Los celos de hoy son por no haber conciliado la familia tal y como ellos, pero los de esa vez…”

Se volvía a encontrar frente al espejo de cuerpo entero del vestidor. Para ser ella, estaba genial, más que fabulosa; pero sabía que eso no era cierto cuando se comparaba a la mujer pelirroja que había conocido un mes a tras y le había explicado que era su hermanastra. Esa mujer era mucho más que bella o hermosa, era como una especie de mujer perfecta tallada en un molde perfecto y eso le hacía parecer casi imposible de creer que fueran parientes… ¡y mucho menos cercanos!

~ Señorita, ya casi es la hora. ~ Nessi había sacado, prudentemente, la cabeza por la puerta del vestidor. ~ ¡Vaya se ve usted muy bien! ~ Lya volvió a mirarse otra vez y sonrió al espejo.

~ No veo el parentesco por ningún lado pero… Supongo que si sumas dos y dos…

~ ¿Recuerda lo que ya le dije?

~ Sí, lo sé. Tú la habías cuidado de pequeña, y ahora me cuidas a mí… Sé que puedes asegurarme que ella es Wellsie, mi hermana, pero… Sigo creyendo que los genes se trastocaron en algún momento…

~ Eso no es cierto. Usted es muy hermosa y debería saberlo ya…

~ Pero ella lo es más y…

~ ¿Va a discutirme, que mi Ama, a la que llevo cuidando casi veintitrés años, es menos que cualquier otra? ~ Eso hizo que Lya sonriera y fuera a darle un beso.

~ Gracias, Nessi. ~ Fue justo en aquel instante cuando la puerta principal sonó. ~ Yo abro. ~ Lya, que vestía con un vestido de coctel rojo que resaltaba su figura, bajó las escaleras rápidamente. Antes de abrir, volvió a cerciorarse de que todo estaba bien en su indumentaria y abrió.

Wellsie estaba ahí girada, hablando a un hombre de talla XXL. Cuando ambos se percataron de que la puerta estaba abierta y que Lya estaba frente a ellos, ambos le sonrieron.

“Dios… parecen sacados de una revista… son… como la pareja perfecta…”

Wellsie era pelirroja, un par o tres tonos más claros que el de ella misma y sus ojos eran preciosos, con su color jerez… Además toda ella era… como una modelo con buena salud, que irradiaba hermosura. Su pareja, el que ella misma había definido como su hellren al hablar de quedar ese mismo día, era… ¿Cómo definirlo?… Podría ser comparado con… con un militar de alto rango del ejercito de USA de las pelis. Era un vampiro enorme: talla XXL o por lo menos era como Lya podía definirlo en su cabeza. Tohrment era un macho que media casi dos metros y ocupaba prácticamente el ancho de su puerta. Vestía de negro y, quizás, sólo quizás, por eso sus ojos se veían tan oscuros, pero de ningún modo su vestimenta podía esconder el color azul marino del iris del vampiro.

~ Ehms… ~ Lya se había quedado por un momento sin palabras. ~ Pasad. ¿Cómo ha ido el viaje? ~ Una vez dentro de la casa, Nessi recogió las chaquetas de los visitantes, pero parecía que Tohr no estuviera muy de acuerdo en ello. ~ No te preocupes por lo de ir armado, Wellsie me advirtió de ello, así que dale la chaqueta a Nessi, la cuidara por ti y tu estarás menos incómodo. ~ Era asombroso hablarle con esa naturalidad a ese macho que de algún modo u otro tenía plena capacidad para intimidar.

Tohrment se desprendió de la chaqueta y dejó ver un par de dagas y una culata de algún tipo de arma automática. Lya no quiso parecer incómoda ante tal armamento así que prefirió dejar de mirar y de preguntarse si llevaría más armas.

~ ¿Más cómodo? ~ Wellsie sonrió a su hellren y al ver que este asentía miró a su hermana ~ Creo que a ambos os he hablado de la otra persona, pero… Me gusta hacer las presentaciones: Lya este es mi hellren, Tohrment. ~ Lya no se atrevió ha acercarse para darle dos besos como habría hecho con las parejas de sus amigas, así que lo más que hizo fue inclinar la cabeza. ~ Y Tohrment ella es mi hermana Lilith.

~ Encan…

~ No uses ese nombre, por favor… ~ Lya no había podido evitar que su voz sonara dañada y probablemente por eso Tohrment no se molestó por la interrupción. ~ Que padre pusiera ese nombre en mi ser no es algo de lo que esté orgullosa, por muy nombre vampiro que sea…

~ Yo… lo siento… no…

~ Lo sé, no pretendías que me sintiera así, pero Lilith es el nombre que utiliza él cuando se comunica conmigo y no es un nombre que me agrade mucho…

~ Significa noche… ~ Wellsie se había volteado hacia su marido y le miró suspicaz. ~ Es bonito y apropiado para un vampiro… ~ Se encogió de hombros.

~ Quizás para un vampiro sí, pero ¿para un semi-vampiro? No lo creo, además también significa ausente de luz y eso podría derivar a creer que en realidad lo que quería decir mi padre, ante esa imposición de nombre, era directamente que no vería la luz en el mundo vampírico o quizás que no era lo bastante buena como para ser considerada hija… ~ Lya miró a su hermana y se calló de golpe. ~ Creo que no es el momento de filosofar por mi nombre, así que… ¿lo dejamos en Lya? ~ Sonrió e hizo un gesto para que la pareja se dirigiera a la sala de estar.

Lya mostró un pequeño sofá para que la pareja se sentara en él, mientras ella iba a asentarse en una butaca que había encarada a la mesita de te que les separaba.

~ ¿Quieren algo de tomar? ~ Nessi había vuelto a aparecer de la nada, tal y como acostumbraba a hacer: aunque siempre lo hacía en el momento adecuado, era como si tuviera cámaras para saber cual era ese momento.

~ ¿Cerveza? ~ Tohrment preguntó dudando de que Lya tu viera algo de alcohol en casa, pero Nessi asintió.

~ Claro. ¿Y ustedes? ~ Sonrió a las hermanas.

~ Te de frambuesa, si hay. ~ Las dos hembras habían dicho eso casi al unísono y después de decirlo se miraron y sonrieron.

~ Definitivamente sois hermanas… no entiendo como puede gustaros ese brebaje…~ Suspiró Tohr, a lo que Wellsie le sonrió.

~ Ahora se lo traigo. ~ Nessi contempló una vez más a las hermanas y se fue.

~ ¿Es Nessi, verdad? ~ Preguntó Wellsie cuando el doggen se fue.

~ Sí. ~ Dijo Lya cabeceando ante tal pregunta. ~ Dice que te conoce, que había cuidado de ti. ~ La hembra asintió.

~ Así es. La versión que me dio papa fue que la había despedido por mala nana, pero veo que no fue realmente así…

~ Nessi lleva cuidándome desde que mi madre murió. ~ La pregunta de ambos vampiros se veía reflejada en los ojos, así que Lya continuó. ~ A los 6 años padre vino al hospital donde habían ingresado a mama y trajo consigo a Nessi: dijo que ella me cuidaría y aquí esta. Padre pagó la casa a mama y ahora Nessi y yo la compartimos y aunque sea un doggen la relación, puede decirse, que va más allá de la de amo-doggen. ~ Nessi volvió a aparecer con dos tes y una cerveza bien fría, las dejó en la mesa y se retiró.

~ Supongo que habrá sido difícil todo esto, ¿no? ~ Aunque Tohr no pareciera un macho que se preocupara por los demás, ahí estaba ese tono de “me sabe mal todo lo que has debido pasar”.

~ Sí, pero te acostumbras.

~ Oye, tengo una noticia a darte. ~ Wellsie parecía muy feliz y Lya inclinó la cabeza para que continuara ~ Vas a ser tía. ~ Sonrió ampliamente mientras tomaba la mano de su hellren y esperaba respuesta de su hermana.

~ ¿Em-embarazada? ~ La pelirroja asintió.

~ Vaya… eso es genial, ¿no? ~ Los dos vampiros contestaron a la vez un “sí” y un “bueno” que se mezclaron en el aire. ~ Entiendo… Los riesgos son muy elevados. ~ Tohr asintió ante la comprensión que mostraba su cuñada. ~ Y tu estas tan feliz que esperas que el año este pase como si fueran 3 días…. ~ Wellsie asintió.

~ Es difícil saber qué es lo que pesa más: el hecho de que pueda salir todo mal muy fácilmente o el que voy a ser mama… ~ Wellsie apretó la mano de Tohr y este le devolvió el gesto. Eso fue muy significativo para Lya: se querían y mucho más que ello. Si algo le ocurriera a la pelirroja Tohr no solamente quedaría destrozado, probablemente moriría… Aunque probablemente no en el sentido estricto de la palabra, pero si moralmente.

Lya sintió una punzada de celos en el estómago. Sólo había habido una vez en su vida en que si le hubiera pasado algo a ella hubiera habido alguien preocupado realmente: su madre, pero hacía tanto que no estaba con ella… además a penas recordaba ya nada… Tenía imágenes y fotos, pero… los recuerdos quedaban tan lejos que no sabía si eran recuerdos reales o cosas que ella había esperado que pasaran y realmente no habían pasado.

Lya volvió a enfocar la vista en las manos de la pareja y deseó tener a alguien a su lado, aunque no fuera alguien como Tohr, un hellren o un novio, pero… no había nadie, ni siquiera un familiar cercano, ni siquiera su madre. Estaba sola. Lo estaría incluso en el momento de su transición si es que llegaba el día… Estaría sola para siempre… ¡Dios, que asco de vida!

Navegador capítolsAmante Silencioso – Capitulo 5Amante Silencioso – Capitulo 7

4 Responses

  1. rafy

    no se xqqq lya no acabará soleta ijijij, pobretaaaa!!!!!
    Només de pensar com es deu sentir un vampir quan la seva shellan es fertil, cada 5 anys….. m’entra no se k pel cos jajaj deu ser l’ostia!!!!!! no m’extranya k s’arriskin a tenir fills, es inevitable ferli un bombo ijijiji.

  2. Cris

    Por fin se han encontrado!!! Pero he echado de menos ver juntos un poco más a John y a Thor.

    Ay, pobre Lya, con lo majica que es!!! Me da pena que esté tan sola.

    Quiero que Thor se enamore de ella y sean muy felices juntos los dos porque se lo merecen.

    Muchos besos

    P.D: Osea, que si todavía Lya no ha pasado porr su transición…¿va a ser Thor del que beba?…Ummm…que interesante ;) )

  3. Júlia

    Joooo pobreta Wellsie!! Pero bueno, si a canvi hi ha d’haver marro entre el Thor i la Lya… Pos benvingut sigui XD

  4. Xavi

    Està clarísim: Tohr és com jo, medeix gairebé 2 metres i li agrada la cervesa jajaja!

    Pobre Lya… sé com es deu sentir. Qui més i qui menys ha sentit aquesta sensació d’”enveja” vers la felicitat d’una altra perella en algun moment que altre; esperem que trobi a algú (Tohr? =P)…

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.