Amante Silencioso – Capitulo 7

juliol 6th, 2009 by Taeko
This entry is part 7 of 14 in the series Amante silencioso

Capitulo 7

~ ¡Joder, J, vigila! ¡Que este roto no significa que no lo note! ~ H estaba sentado en una silla con el respaldo entre las piernas para que a J le fuera más fácil curarle las heridas de la espalda e incluso pudiera vendarle el brazo que esos asquerosos vampiros le habían roto.

~ Lo siento H, yo…

~ Eres un manazas, J. ~ H tomó una bocanada de aire y esperó paciente a que J volviera a la tarea de curarle.

~ Cuando llegamos tenías el brazo colgando, ¿no crees que deberías habernos avisado antes de ponerte a pelear con esos tres?

~ No. ~ J era con el único restrictor con el que H se portaba mínimamente bien. Era un pequeño hombrecito blancucho con el que H compartía el piso. Se habían conocido hacía un par de años, en una reunión convocada por el antiguo jefe, el señor X. Él mismo los había emparejado para un par de misiones y al final cuando J perdió la casa en una explosión, H lo había dejado quedarse en su piso.

~ Hay veces que eres peor que un crío de seis años…

~ Y qué. Si tienes algún problema, la puerta es bien grande.

J sabía que H estaba cabreado y de mal humor porque ellos le habían salvado el culo, pero también sabía que en el fondo le estaba mínimanente agradecido por ese gesto.

***

Acababa de salir del despacho de Wrath aun aturdida por todo lo que acababa de presenciar, cuando algo se interpuso entre ella y el camino, por lo que chocó y perdió el equilibrio y se cayó.

~ ¡Auch! ~ El pelo había quedado cubriéndole el rostro, lo cual había agradecido porque unas pequeñas lágrimas de dolor se le habían amontonado en sus ojos.

~ ¡Vaya! ¡Lo siento! ¿Estás bien? ~ Una enorme mano estaba tendida hacia ella, pero antes de aceptarla se limpió los ojos.

~ Tranquilo, es algo muy típico de mi… ~ Tomó la mano que, pensando que pesaría algo más la levantó de un vuelo.

~ ¿El qué? ¿Chocar? ~ Esa era otra voz, pero antes de mirar creyó conveniente arreglarse el pelo o si más no: echárselo hacia atrás.

~ No, eso no tanto, soy más de perder el equilibrio. ~ Por primera vez levantó los ojos y lo que ella había creído dos chicos de su edad, por su tono al hablar, eran dos machos, no tan grandes como los hermanos, pero hechos, al fin y al cabo, de la misma pasta. ~ Y-Yo… Lamento haber chocado. ~ Lya se puso roja como un tomate, al creer que realmente la había fastidiado: no serían igual de grandes que los hermanos, pero si estaban en esa fortaleza… ¡Joder, Lya, seguro que son el nosequé del nosecuantos y son los importantes de la corte de loquequieraser y tú va… y metes la pata hasta el fondo! ¡¡Justo delante del despacho del Rey!!

~ ¡Pero, si ha sido Quinn! ~ El pelirrojo hizo un gesto con la mano como si le restará importancia al asunto, pero Lya seguía sin tenerlas todas. ~ ¡Quinn pídele perdón a la señorita!

~ Yo lo siento…~ Las voces de Quinn y Lya sonaron a la vez.

~ No yo, yo soy quien ha chocado…

~ No, era yo que no miraba, de verdad, lo lamento muchísimo…~ Dijo Lya de nuevo, mirando cada vez más hacia el suelo, cada vez escondiendo más su rostro. ~ Lo lamento mucho, de veras… ~ Ambos chicos se miraron sin comprender. ~ Si… si no les importa, debería volver a…

~ No, tu misma…~ Blay se apartó del camino, pero no Quinn que seguía mirando a la chica sin comprender qué había hecho que les mirara con terror.

Lya hizo una pequeña reverencia y se fue lo más rápido que pudo, sin arrancar a correr.

~ ¿Tu lo has entendido? ~ Preguntó desconcertado Quinn, pero Blay aun miraba hacia la pelirroja cuando negó con la cabeza.

***

La estaba llamando al móvil, lástima qué no supiera que este estaba vibrando en silencio dentro del bolsillo del pantalón que estaba tirado encima de la cama de cualquier manera. Sonaron los cinco bips de rigor y escuchó su voz grabada:

~ Hola, estas llamando a Lya Lilith Moore, por favor deja tu mensaje y número de teléfono y te llamaré en cuanto pueda. Gracias. ~ Se oyó un extraño sonido que dedujo era el que indicaba que empezaba la grabación y empezó a hablar.

~ Lya soy la doctora Wataru Li solamente llamaba para preguntar si ha ocurrido algo, porque no has venido a la cita y es extraño en ti no avisar con antelación. Por favor, llámame en cuanto oigas el mensaje, creo que ya tienes mi número. ~ Colgó el teléfono y miró la carpeta amarillenta que tenía encima de su mesa. Era el expediente de Lya y lo estaba repasando, de nuevo, como ya había hecho miles de veces antes. Cerró el portafolios y llamaron a la puerta. Que sincronización, pensó. ~ Adelante. ~ La cabeza de su ayudante apareció mirando un post-it amarillo.

~ Doctora, le ha llamado su hellren, que por favor, cuando tenga un minuto, le telefonee. ~ Wataru asintió. ~ ¿Ha localizado a la señorita Lya?

~ No, pero la he llamado al móvil. Estoy segura que ha sido causa de fuerza mayor el no estar aquí… No es típico de Lya, ni de Nessi, olvidar una cita.

~ Lo sé… ~ Su ayudante estaba a punto de irse de nuevo, cuando la doctora Li pareció recordar algo.

~ ¿Edward, has podido contactar con el doctor Havers? ~ El chico asintió, pero por la cara que había puesto, la doctora Li sabía que no iba a darle muy buenas noticias.

~ El doctor Havers, no cree que se pueda hacer un trasplante de corazón a un vampiro… y menos aun, a uno que no haya pasado la transición… Es… Nunca se ha probado, pero hay muchas posibilidades de que no salga bien… ~ A la doctora se le encogió el.

~ Creo que ya sabíamos la respuesta antes de lanzar la pregunta… ~ Dijo más para si misma que para Edward.

~ El doctor Havers también ha comentado la posibilidad de que, una vez pasada la transición, el defecto sane por si solo…

~ Pero ambos sabemos que eso es muy improbable…~ Wataru forzó una sonrisa. ~ Gracias por haber hecho esa llamada. ~ Edward inclinó la cabeza y se fue dejando a la doctora Wataru algo pensativa. Será duro tener que decirle eso a alguien que sólo tiene 24 años… Decirle que quizás su transición tenga más riesgos que la del resto de nosotros… ¡Y mira que es difícil que tenga más riesgos!

Derepente Wataru pareció recordar que Edward le había dicho que su hellren la había llamado. Respiró hondo procurando sacarse de la cabeza la respuesta del Dr. Havers y levantó el aparato telefónico.

***

Nessi estaba junto a Fritz limpiando la cubertería de plata cuando la puerta de la cocina se abrió dejando paso a una hembra de lo más bella, según la opinión de Nessi. Fritz, al ver a la hembra de cabello oscuro se levantó como alma que lleva el diablo e hizo una breve inclinación.

~ ¿Ama Beth, puedo hacer algo por usted? ~ Nessi se apunto mentalmente el nombre de esa joven y inclinó la cabeza al ver que sus ojos se posaban en ella.

~ Creo que sí… ~ Fritz sonrió por resultar útil. ~ Creo que necesito hacer algo para olvidar que estoy demasiado nerviosa para ver la cara de John salir del despacho de Wrath… ~ Fritz sonrió calidamente y señalo a Nessi con la cabeza.

~ Creo que ella podrá encargarse de mantenerla ocupada eligiendo un buen vestido para esta noche, ¿no cree, Nessi? ~ La mujer de pelo blanco asintió dejando a un lado la cuchara que estaba limpiando.

~ No recuerdo haberte visto por aquí…~ Beth parecía confundida ante la presencia de la doggen y esta mostró una mirada afable para con la Reina, sin saber con quien hablaba en realidad.

~ Soy Nessi, la doggen que ha traído a Lilith y a Tohrment a la fortaleza…

~ ¡Vaya! Creí que solo había regresado Tohrment con una hembra, pero nada más… perdona mi desconocimiento.

~ No hay nada que perdonar, mi señora… ~ Fritz no tuvo la oportunidad de avisar a Nessi de con quien estaba hablando puesto que ambas hembras ya estaban fuera de la cocina.

~ Gracias por traer al Hermano Tohrment a casa. ~ Dijo Beth mientras andaban hacia su habitación.

~ No he sido yo quien le convenció, sino mi ama Lilith… ~ Nessi seguía a Beth un par de pasos por detrás para demostrar respeto por ella, tal y como le habían enseñado ha hacer.

~ Me gustara conocerla, creo que si ha conseguido convencer a Tohrment de que volviera, después de todo lo que sucedió, debe de ser muy buena.

~ Lo es, es una buena chica. ~ Nessi se mostraba orgullosa de su ama y se notaba tanto en las palabras como en los gestos de la doggen.

~ Seguro que sí.

Navegador capítolsAmante Silencioso – Capitulo 6Amante Silencioso – Capitulo 8

6 Responses

  1. Júlia

    JOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

    KEREMOS MAS!!!!!!! YA MISSSMOOOO!!!

  2. Cris

    Ay que cortito!!!

    No me digas que la persona que tiene el problema en el corazón es Lya??!!

    Que no sea, que no sea, que no sea…!!!

    Y Fritz y Nessi…harian muy bonita pareja también. COn lo majo que son los dos.

    Muchos besos

  3. Ninfas

    mmmmmmmmmmmmaaaaaaassssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

  4. Lu

    me parece super, realmente le pones otro sabor a la hermandad, pero me gustaría continuar con la lectura, espero que pronto escribas los otros capítulos

  5. Taeko

    Hola Lu, me alegro que te leyses la historia… Estoy bloqueada con ella por lo que no se si podra haber más capis, aun asi GRACIAS por leer…

    Por curiosidad…
    ¿como llegaste hasta aquí?

  6. kassi

    JOOOO! kiero mas capis Y.Y amee esta historiaa..Moreee pleaseee :)

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.