CAPITULO 4: El libro

abril 8th, 2008 by Taeko
This entry is part 4 of 4 in the series LO QUE PUEDE LLEGAR HA HACER UN LIBRO

Desde lo de Emily ya han pasado tres semanas o así. Ahora estoy en el salón, leyendo una carta, sentada en el sofá.

“Señorita Granger,
Tenemos el gusto de hacerle saber que su historia nos ha encantado y que por lo tanto nos gustaría publicarla. Por lo cual, nos gustaría verla en persona y firmar el contrato.
Por favor, póngase en contacto con nosotros:
Teléfono: 689-964-649
e-mail: edwaf@cat.com
Pida por la señorita Wendi Frands y solicite el encuentro.
ATT:
W.F.”


- ¿Qué es esto? – pregunto cuando acabo de leer la carta.
- Una carta…- dice Harry pasando por mi lado.
- Eso ya lo sé… pero digamos que ha de haber alguna confusión…
- ¿Por?- le doy la carta. – ¿ED. Waf no es una editorial muggle?
- Si…
- ¿Enviaste algún relato?
- ¿Yo? Al igual…
- Pues alguien lo debe haber hecho por ti…
- Si hombre y yo soy…- me quedo muda de golpe- ¡La madre que la fabrico! – me levanto de un brinco y me voy al teléfono. Marco el teléfono. – Hola… ¿Judith? Soy Hermione… ¿esta por ahí tu hija?
- ¿Emily? Si, claro… ahora se pone.- Oigo que la llama.
- ¿Si?
- Hola, soy Hermione…
- ¡Tía Herms!
- Tú y yo tenemos que hablar de cierta carta que me ha llegado…
- ¿Carta? ¿Qué carta?
- Una de una editorial…
- Ups… Esto… yo…
- ¿Emily qué hiciste?- pregunto un poco más seria.
- Yo… bueno…
- No hiciste lo que yo creo, ¡¿verdad?!
- Si lo que tu crees es que yo envié la historia a la editorial, si lo hice… – “¿la mato o la dejo vivir?” – Es que era muy buena y… creí que… bueno… que todos debían leerla y…
- ¡Emily! Tu estas… bueno es igual… veo que te gustó…
- Si, esta muy bien… ¿la van a publicar?
- No…
- Pero si es muy buena…
- Si, pero yo no los dejaré…
- Pero…
- Nada de peros. Emily, tú la enviaste sin mi permiso…
- Ya pero… esta muy bien…
- Que no… no se va a publicar… Bueno te dejo.
- La tienes que publicar…
- No. Dále recuerdos a tus padres.- digo y cuelgo.
Vuelvo al comedor.
- ¿Ya sabes qué es la carta?- dice Harry cuando me ve entrar.
- Si, una locura de Emily…- digo sentándome a su lado.
- ¿Locura? ¿De Emily?
- Mm… si…
- ¿Qué hizo?
- Algo que no debía…- “Ring-Ring” suena el teléfono.
- Voy…- Harry lo coge. – ¿Si?… eh…¿Malfoy?…- pone una cara muy rara -Si, ahora se pone…- coge el teléfono y me lo pasa.- para ti, Malfoy.
- Gracias… Dime- digo ya hablando con Draco
- ¿Qué tal?
- Bien ¿y tu?
- También. ¿Sabes? la señorita Wendi de las ED. Waf ha dicho que quiere hablar con nosotros de negocios…- “Esa tía esta en todos lados. Si ya sé, antes no quería tratos, pero me sorprende que ahora, por arte de ‘magia’ diga que quiere hacer tratos”
- ¿Y eso?
- Se ha enterado que tú trabajas aquí…
- ¿Y eso que tiene qué ver?
- No sé, eso te quería preguntar… sabes es una cliente que vale mucho y…
- Ah, no. Me niego. No quiero.
- Pero si aun no he dicho nada…
- Ya, pero te conozco. Ahora querrás que vaya contigo y esa a comer, para hablar del trato puesto que ella lo pidió…
- ¿Y no te gustaba adivinación? – dice riéndose de mi…
- Ja, ja- digo sarcástica.- No quiero…
- Pero Herms…
- Que no. Todo ha sido una locura de Emily y yo no quiero, ni siquiera le di el permiso para que lo hiciera…
- ¿Qué hiciera que? ¿De qué locura hablas?
- Esto…
- Tengo trabajo, ¿sabes?, hacemos una cosa. Vamos a comer, tu y yo, sin Wendi y me lo cuentas. ¿Vale?
- Vale…
- Te paso a buscar… es que tengo que salir de la oficina por unos papeles del ministerio… me va de paso.
- Bien. Nos vemos.- cuelgo.
Vuelvo al comedor y me vuelvo a sentar en el sofá… Harry esta viendo las noticias muggles. Ginny no está, está en el trabajo. Trabaja en San mugo, era su ilusión y lo consiguió.
- Oye Herms… – Dice sin dejar de mirar la caja tonta.- ¿Tu… tu estás con Malfoy? – dice esta vez mirándome.
-¿Con Draco?- él asiente.- ¿qué te hace pensar eso?
- ¿Desde cuando es Draco? – dice con voz ‘dulce’ la última palabra.
- Harry hay muchas cosas que han cambiado desde que se acabó Hogwarts…- me levanto y voy hacia la cocina a por un baso de agua.- Y él es sólo un amigo… bueno y mi jefe…
- ¿Malfoy tu qué?- dice mirando por encima del sofá.
- Mi amigo y mi jefe… Ya te dije, las cosas han cambiado. – Bebo un sorbo y continuo.- Me extraña que Ginny no te dijese nada…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

- ¿Bueno y qué es lo que vio Wendi para querer, ahora, hacer el contrato? – Draco y yo ya estamos en el restaurante. Esta vez un poco más sencillo (escogí yo).
- Pues… digamos que Emily hizo una locura…
- Eso ya lo dijiste por teléfono…
- Mm… ya bueno, pero es eso… ella hizo una locura y ya esta.
- ¿Y de que locura se trata? – Mientras conversamos, vamos comiendo. Draco va vestido de trabajo, es decir con traje (sin corbata.) El traje es oscuro y la camisa blanca. Yo voy con una falda, por encima de la rodilla azul marino y una camiseta sin mangas azul celeste.
- ¿Me harás explicártelo todo?- él asiente- Pero…
- Hermione…- dice en forma de reproche…
- Vaaale…- Me resigno.- Estuve escribiendo una historia y Emily la leyó ¿recuerdas? – Él asiente.- bueno pues… al final, le di a George para que se la diera y se la leyera… y se ve que le gustó mucho porque la envió a la Editorial, donde trabaja Wendi. A ésta le gusto y quieren publicarlo…
- ¡¡Eso es fantástico!!
- ¡No lo voy a publicar! ¿Tú estás loco?
- Pero Herms… es una oportunidad…
- … Que no puedes rechazar…- la voz viene de detrás de Draco. Él se gira, pero no puedo ver quien es.
- Hola…- dice Draco.- ¿Qué haces tu aquí?- Draco mira para debajo, en vez de por arriba.
- Estoy con mis padres…- dice la voz de la niña.- hola Hermione-..- dice saliendo de detrás de la silla de Draco
- ¡Emily!
- Te vi antes… ¿‘Tas saliendo con él? – Me atraganto con el vino… “¿qué le ha dado a todo el mundo?”
- Mm… más le gustaría…- suelta Draco de repente.
- Respecto lo de la ‘historia’ – digo para cambiar el tema.- No la voy a presentar. Por mucho que digáis…
- Pero… Herms… deja que la lea yo, por lo menos…- dice Draco poniendo cara de angelito.
- Si no te la deja ella te la dejo yo…- dice Emily sonriendo.
- Emily… ven.- Me la llevo al baño como un saco de patatas, bajo mi brazo.
Cuando llego la bajo y me agacho para estar a su altura…
- ¿Te acuerdas qué paso cundo leíste la historia?
- Te enfadaste…- dice bajando la cabeza…
- Vale pues… no quiero que la enseñes a nadie…- pone cara de culpable. “¡Mierda!” – ¿quién más la ha leído?
- Mama y papa…
- ¿Qué? – “Hermione tranquila, no pasa nada… ¡uix! ¡Pero que vergüenza!”
- Les gustó mucho.- dice sonriendo.
- ¿Cómo?- digo un tanto sorprendida.
- Pues eso, que les gustó…
- ¿Emily? – Judith entra en el baño.
- Hola mama…- me volteo y la veo.
- Eh… hola.
- ¿Que haces aquí Hermione?
- Ha venido con un amigo, se llama… Draco.- dice haciendo memoria.
- ¿Tu novio?
- No, solo mi amigo.
- Ah… por cierto esa historia que escribiste esta muy buena…- me noto que los colores me suben.
- Eh… bueno…
- Espero que como dijo Emily, te acepten el libro en la editorial…- me giro y miro a Emily… bueno, más bien, la fulmino con la mirada… Ella me sonríe.
- Si, bueno… me voy o Draco se pensara que me he fugado con Emily…

Salgo y veo que ya nos han traído el postre (Draco pidió por mi de nuevo) “Espero que este rico”.
- Ya estoy aquí…
- ¿Y la pequeña pelirroja?
- Con sus padres…
- Anda…- Empiezo a comer el helado, es de frutas rojas… esta muy bueno.
- Hacemos una cosa… Te lees el libro y luego tú decides si aceptar el trato o no…- digo mientras él come su tarta de chocolate.
- Vale…- dice cogiendo de mi helado.
- Eh… eso es mío…- digo riéndome.
- Ya, pero yo escogí…
- Pues quiero de tu tarta…- corta un trozo y me lo da.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ha pasado una semana desde la carta. He recibido otra a mitad de esta, pero aun no he contestado… Draco, aun no me ha dicho nada… debe de ser porque el libro es pésimo…
De momento yo sigo con mis vacaciones. Esta semana he estado más en casa de mi madre que en la mía. Será porque hemos tenido problemas con el abogado y el maldito papel de la herencia… Odio estos trámites…
Esta semana casi no he visto a George, cosa que no es muy normal. Además tampoco me llamó. ¿Será que no tiene tiempo? La verdad es que yo tampoco puede llamarlo. Supongo que yo por la noche lo llamaré.
“Ring-Ring” el teléfono me saca de mis pensamientos.
- ¿Diga?
- …- “¡mierda!” Otra vez no responden.
- ¿Diga? Sé que hay alguien ahí… por favor contésteme.
-…
- Vale, ya estoy harta.- Cuelgo.
Me voy al comedor, donde Harry y Ginny están muy pegados.
- ¡Siento tener que ser yo quien os despegue, pero Ginny tenemos que hablar del maldito teléfono! – Ginny se voltea y asiente.
- ¿Qué le pasa al teléfono?
- Quiero… mejor dicho necesitamos uno de esos que deja el registro… estoy harta de que no me contesten…
- ¿Han vuelto a llamar y no decían nada?
- Si y estoy hasta el…- Harry se levanta de golpe y sube a la habitación de Ginny.- ¿Y ha este qué le pasa? – Ginny sólo se encoge de hombros.
- Habrá recordado algo…
- Bueno lo que decía… que quiero un cacharro de esos.
- ¿Y dónde quieres ponerlo?
- No sé… pero quiero saber quien es y…- “Tiruri” el móvil de Ginny me interrumpe.
- ¡Uix! Lo siento. ¿Diga? … ¡Hola!… si, claro… ¿qué tu que?… ¿pero tu estás bien de la azotea Ron?…- me mira y se sube.
No sé porque pero me da la sensación que me estoy quedado pálida por momentos “¿Y si Ron fue el que llamo? No, seria imposible, pero… tiene el teléfono Harry se lo dio y… Si es él…” Me derrumbo en el sofá.

- Tu móvil lleva rato sonando…- dice Harry con el teléfono en la mano. “¿desde cuando Harry esta en la sala?” – ¿Hermione, lo vas a coger?
- Eh… si claro. ¿Diga?
- ¿Que no oyes el teléfono? Llevo rato llamándote…
- ¡Uix! Lo siento Draco…es que estaba en mi mundo…
- ¿Y eso te impide oír el teléfono?
- Más o menos…
- Ya me he leído la historia y tienes que llamar a la Editorial y quedar…
- Eh… ¿estás seguro?
- ¡Claro que si! ¡Es muy bueno! ¡Esa pequeña pelirroja tiene razón!- dice muy convencido.
- Draco… ¿estás bien?
- Si, ¿por?
- Acabas de decir que una Wes…
- Ella no es considerada como tal…- me empiezo a reír. – ¡Ey! Hermione…- no podía parar.- Vale ya ¿no?
- Si, si… ya paro.- Respiro hondo. – Está bien, llamaré.
- Y de paso queda para que haga con nosotros el contrato…
- Vente. Quiero decir… que te vengas cuando yo quede para lo del libro… es que tampoco sé lo que hay que hacer, ni decir…
- Vale. Pues entonces dame el teléfono y ya llamaré yo.- Sonrío para mi misma y busco la carta para dale el número.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ya llevábamos ahí un buen rato hablando sobre el tema del libro y del contrato con nuestra empresa. Se nos había hecho un pelín tarde, sólo eran las cuatro de la tarde (y estábamos ahí des de la una y media).
- Bueno, señorita Granger…- por fin nos levantábamos del restaurante donde habíamos ido a comer (lo escogió ella)- encantada de conocerle… ya vera como su libro va ha ser un libro muy vendido…
- Bueno… ya se verá…- y le estrecho la mano a Wendi que me la tedio.
- Y gracias por aceptar el contrato con nosotros…- dice Draco estrechando la mano que acabo de dejar de Wendi.
- Si… hemos matados dos pájaros de un tiro…
La señorita Wendi se va hacia su coche, mientras Draco y yo vamos al de él (me vino a buscar porque no sabia donde estaba el restaurante y él si).

- Bueno…- dice subiendo al coche.- Tienes el libro a punto de publicarse. ¿Cómo te sientes al saber que será un éxito de ventas? – dice poniendo la voz de Wendi (cada vez que decía eso, ponía voz de emocionada).
- Muy gracioso Draco… pero no lo será… no sé qué os ha dado a todos…
- Bueno… de aquí una semana me lo dirás…- “En una semana el libro se publicará… puff… no se si alegrarme o no.”- ¿me dirás que pusiste en la dedicatoria?
- No…
- Venga Herms…- Wendi me dijo que lo podía dedicar, y lo hice pero no quería que Draco lo viera así que lo escribí en una hoja y le di a Wendi.
- Te compras el libro y lo lees…- digo sacándole la lengua como gesto infantil.
- Vaale…- dice resignado.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Ha pasado la semana y casi no me di cuenta. Había quedado por las noches con George (tenia ganas de estar con él y aprovechando que Fred estaba con Xenia de vacaciones…). El único que sabia que se iba a publicar el libro era Draco. Es lunes y el día que iban a lanzarlo.
El domingo, Wendi quedó conmigo por la tarde para darme el primer ejemplar. Quedó muy chulo. En la tapa aparecía la fotografía de una casa de fondo y a primer plano una carta sellada, como las que nos enviaban de Hogwarts cada comienzo de año…
La señora Weasley nos invito (ayer, también, me lo dijo Ginny) a comer hoy a su casa. Así que aprovecharé para enseñarle el libro a Emily.
- ¡Ginny, Harry! ¡¿Bajáis?!- Estoy en la puerta esperándolos, porque el coche de Ginny se estropeó y sino no pueden ir.
- Vamos…- dice Harry ya bajando las escaleras.
- ¿Y Ginny?- él ha bajado pero no su chica.
- Eh… ¡Ginny!
- Ya voy… ya voy… que prisas…- dice bajando poniéndose uno de los zapatos. Va con un vestido rojo corto sin mangas (los zapatos y el bolso también son rojos). Harry va con unos téjanos negros y una camisa de manga corta de color clarito y yo voy con unos pantalones téjanos claros y una camisa atada detrás de color amarillo.
Subimos al coche y vamos hacia la Madriguera.

Cuando llegamos, nos disculpamos por el retraso producido por Ginny ya que somos los últimos. Vuelven a estar todos los Weasley’s menos Ron.
- ¡Tía Herms!- se me tira cuello la pequeña pelirroja a quien tanto quiero.
- Hola…- le sonrió y le doy un beso.- Tengo una sorpresa para ti…- todos están de pie, esperando que Molly llegue y nos diga donde debemos sentarnos.- Mira ven.- Me la llevo al coche sin que nadie nos vea.

Abro el coche y saco el libro que he guardado en la guantera.
- ¿Qué te parece?- le digo mientras le doy el libro.
- “Cada vez que pienso en ti”- dice leyendo el titulo- por Hermione Granger – me mira incrédula y vuelve a leerlo para si misma.- ¡Ah! ¡¡Lo hiciste!!- va dando botes- ¡Yupi! ¡Tía Herms eres la mejor!
- Jeje- me rió.- si, quizás. Ahora mira la dedicatoria.- Digo abriendo la primera pagina.
- “A mi pequeña ‘sobrina’ Emily Judith Weasley, por ser la primera en leerlo; a Draco Malfoy por ayudarme en todo y a mis padres. Gracias.”- calla un momento y me mira.- ¿me lo dedicaste?- asiento. Sonríe y me abraza tan fuerte que me deja casi sin poder respirar. Me deja ir y se va corriendo hacia su madre. – ¡Mama! ¡Mama!- dice triándole de la falda.- ¡Mira! ¡Mira!- “Se me olvido decirle que no quería que lo vieran”
- Emily tranquilízate…
- ¡Si pero mira!- dice muy ilusionada… Yo me aparto.- ¡Hermione publicó el libro!- la gente calla de golpe y se pone a buscarme con la mirada. “quiero desaparecer…” Mis mejillas empiezan a ponerse del color del pelo de los Weasley’s.
- ¿Qué dice Emily de un libro?- dice Harry que esta mucho más cerca de mí que el resto…
- Eh… yo… pues…
- Hermione escribió un libro y la editorial Waf lo publicó…- resume Emily.- Y me lo ha dedicado… ¡Mira!- le dice a su madre que mira el libro…
- Así que al final tenemos escritora…- dice Judith riendo.
- Eh… si.
- ¡Vaya Herms, podrías haber dicho algo!- dice Ginny felicitándome también como el resto de Weasley’s. George parece no estar muy contento…
- A ver la dedicatoria que dices…- dice Ginny a Emily.- “A mi pequeña ‘sobrina’ Emily Judith Weasley, por ser la primera en leerlo; a Draco Malfoy por ayudarme en todo y a mis padres. Gracias.”- Dice en voz alta.
- ¿‘Sobrina’?- preguntan todos. Miro a Emily y le guiño el ojo.
- Cosas entre Emily y yo…- y sonrió. Mis mejillas dejan de estar rojas (o eso me parece).
- ¿Por qué no nos dijiste antes que escribías?- Dice George con un tono de voz que no conozco.
- Eh… pues porque todo comenzó para desahogarme y… bueno acabo así…- digo resignada.
La comida no para de girar en torno al tema del libro. Cuando todos ya toman el café, George dice que sube a su cuarto que no se encuentra bien. Disimulando un poco subo y llamo a su habitación.
- ¿George? ¿Soy Hermione, puedo pasar?- digo empujando un poco la puerta. – ¿George?
- Si…- esta sentado en su cama apoyando la espalda en la pared.
- ¿Estas bien?
- Si…- dice sin que ni él mismo se lo crea.
- Venga… a mi no me engañas. ¿Qué te pasa?
- Me podrías haber dicho que escribías… Se supone que estamos saliendo ¿no?
- Vaya… gracias por alegrarte por mi… y si eso creía yo. Que salíamos…
- Y me alegro… pero… podrías habérmelo dicho…
- No sabia que la cosa iba a terminar así…- digo levantándome de la cama donde he estado sentada.- ¿Y si lo hubiera sabido y te hubiera querido hacer una sorpresa?
- Eh… pero Hermione…
- George… creí que te alegrarías por mí, como ha hecho toda tu familia…
- Y lo hago, pero…
- Pero ¿Qué? ¿Hay algo que te lo impide?
- No, claro, pero creí que confiabas en mi que…
- Y confío… lo que pasa es que ni yo misma pensaba que iba a terminar así… ni la historia del libro ni lo tuyo conmigo…
- Pe… pero ¿qué dices Herms?
- Pues que cuando puedas alegrarte por mí, por algo que he hecho, porque surgió, me avises…
- Hermione estas…
- No. No estoy cortando. Sólo te doy tiempo para que madures y seas más grande que tu sobrina… porque por lo visto parece ella mucho más madura que tu… Cuando crezcas, por favor, llámame.

- Harry, Ginny para volver llamar a un taxi o algo…- digo cogiendo el bolso y el libro.- No me encuentro bien. Será mejor que me vaya.- Veo que George baja las escalera y hace un indicio de querer decir algo. – Nos vemos – fuerzo una sonrisa y me voy para el coche.

Navegador capítolsCAPITULO 3: ¿Cuantos Weasley’s he perdido?

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.