Amante Silencioso – Capitulo 9

juliol 19th, 2010 by Taeko
This entry is part 9 of 14 in the series Amante silencioso

Capitulo 9

Una vez terminada la cena Lya volvía a su habitación cuando alguien la llamó.

~ Eh, Eh…~ Al voltearse se fijó en los tres machos que se acercaban a ella: uno de ellos era John, el hijo de Tohrment, pero de los otros dos no recordaba el nombre, recordaba haber chocado con el rubio pero poco más. ~ Esto… Lya, ¿verdad? ~ La chica asintió. ~ Esta noche libramos y todo eso y, bueno… nos preguntábamos si…

~ Joder, Quinn mira que le das vueltas a todo… ~ El pelirrojo le dio un golpe en el hombro al rubio y miró a la chica. ~ ¿Te apetece ir de copas? ~ Lya miró a los tres que esperaban a que ella respondiera, pero antes de hacerlo se miró y luego volvió la vista a Blay.

~ No creo que sea una buena idea. ~ Fijó la vista en John y poniendo su mano en el pecho, en el corazón con el puño cerrado la hizo rotar en el sentido de las agujas del reloj: lo siento, dijo en el lenguaje de signos.

¿Sabes el lenguaje de signos?” John se extrañó.

“Lo poco que me enseñó Tohrment” John sonrió.

~ Deberías venir. ~ Dijo Blay al ver como congeniaban esos dos.

~ No, no es adecuado.

~ ¿Adecuado? ~ La chica asintió.

~ Espero paséis una agradable noche. ~ Lya se volteó y siguió el camino hacia su habitación.

Una vez la chica hubo desaparecido de su vista, Blay tuvo que dar una colleja a cada uno de los machos que tenía a su lado que se habían quedado embobados en el punto donde la chica había desaparecido de su vista.

~ ¡Augh! ~ Tanto Quinn como John se frotaban el cogote.

~ Yo estoy más bueno que ella… o por lo menos tengo más ganas de salir a tomar algo que ella, así que dejar de ilusionaros con que reaparezca vestida para matar…

***

Al llegar a la habitación Lya recordó que el móvil tenia un mensaje que no había podido oír, porque Tohr había querido que conociera a Phury. Se sentó en la cama y se sacó los zapatos mientras marcaba el número del contestador.

~ Lya soy la doctora Wataru Li solamente llamaba para preguntar si ha ocurrido algo, porque no has venido a la cita y es extraño en ti no avisar con antelación. Por favor, llámame en cuanto oigas el mensaje, creo que ya tienes mi número.

~ Oh, dios… ~ Realmente al acompañar a Tohrment se había olvidado de esa visita. Miró la hora y decidió que no seria tan descabellado llamar.

Mientras marcaba el número recordó lo que la doctora Li le había dicho en la anterior sesión: hablaría con un medico de buen renombre con el que tenía amistad para plantearle su situación. Quizás él tendría una solución para ella o si más no una respuesta con una doble opinión.

~ ¿Despacho de la doctora Wataru Li, en qué puedo ayudarle?

~ Hola Edward, soy Lya Moore, la doctora me llamó y dejó un mensaje en mi contestador, ¿esta disponible? ~ Conocía a Edward desde que empezó a trabajar con la doctora hacía ya un par de años, cuando la Dra. Li sustituyó a su antigua ayudante por él, por mal comportamiento.

~ Oh, hola Lya, no te había reconocido. La doctora ha salido y ha anulado sus visitas, hasta mañana no volverá, pero me ha pedido que te diera su teléfono y la llamaras.

~ Gracias, pero… ¿No crees que la interrumpa?

~ No, no creo… ya sabes como es ella. Quiere que la llames. ~ Lya sonrió y busco un papel donde anotar el teléfono personal de la doctora.

~ Gracias por todo, Edward. Nos vemos.

~ Cuídate y nos vemos pronto.

~ Sí, nos vemos.

Lya colgó el teléfono y marcó el otro móvil. Enseguida descolgaron.

~ ¿Diga?

~ ¿Doctora Li? Soy Lya Lilith Moore.

~ Hola Lya. ¿Va todo bien? ~ La voz de la mujer se oía realmente floja entre el barullo que había detrás de ella. Lya supo que se apartaba de la gente a paso veloz porque el bochinche disminuyó rápidamente.

~ Sí, sí. No se preocupe.

~ Lya, vamos, ni tu ni Nessi os olvidáis nunca de las visitas. ¿Estas segura de que no ocurre nada?

~ No, claro que no. Sólo me surgió un imprevisto… ~ Mi cuñado… ¿un imprevisto? No, ya sabía yo que algo así acabaría ocurriendo… pero… ¡Mira que no recordar la visita con mi doctora!

~ Está bien. Oye, quiero que me des una fecha en la que puedas venir, ya he hablado con mi compañero y…

~ Creo que por ahora será difícil saber cuándo volveré a casa. Estoy algo lejos y…

~ Sabes que estos temas prefiero hablarlos en persona.

~ Lo sé, pero creo que ambas sabemos que una de las razones que la impulsan a hablarlo cara a cara es porque la respuesta de su compañero no ha sido buena, ¿no es cierto? ~ Aunque anhelaba con todas sus fuerzas que eso que acaba de decir fuera una conjetura errónea, sabía que en el fondo no lo era, por lo que Lya se sentó en el borde de la cama. No aguantaría la respuesta estando de pie.

~ Ya… ¿Lya, estas seguro que quieres hablarlo por teléfono? ~ Lya asintió mordiéndose el labio inferior, pero luego se percató que estaba hablando por el móvil.

~ Sí, por favor.

~ El doctor Havers tampoco cree que se pueda hacer una operación a corazón abierto a un vampiro que no haya pasado la transición… bueno, en general a cualquier vampiro… Aunque, la verdad Lya, nunca se ha probado. Por otro lado, el doctor, cree que deberíamos sopesar la posibilidad de que una vez pasada la transición el defecto se cure por si solo… ~ Al no oír casi respirar a su paciente, Wataru dejó de hablar unos instantes.

~ Yo… ~ La voz de la chica se oía realmente baja y como si hubiera dejado de aguantar el teléfono o lo tuviera muy lejos. ~ ¿De verdad cree que mi corazón pasará la transición?

~ Podría pasar. ~ Dijo Wataru con voz no muy firme, lo cual hizo que inmediatamente se riñera a si misma. Ella era la doctora que debía darle esperanzas. Esa chica había sufrido demasiado y no se merecía eso. No merecía tener ese corazón defectuoso, no se merecía que pasara por todo eso…

~ Vamos, doctora, la verdad… ~ La hembra respiró hondo y se apoyó a una pared cercana.

~ Es muy difícil… pero no imposible. ~ Ambas se quedaron calladas y ella sintió la necesidad de romper el silencio. ~ Haremos lo que hablamos en anteriores sesiones. Cuando empieces a sentir los síntomas, Nessi me llamará y yo vigilaré tu transición. No habrá momento en que estés sola… ~ Lya asintió absorta en sus pensamientos.

~ Está bien. Gracias por todo, doctora.

~ Si tienes alguna duda o… o lo que sea.

~ Nos vemos. ~ Segundos después Lya ya había colgado y tenía el móvil entre sus manos.

No supo cuándo pero un par de lágrimas de impotencia empezaron a recorrer sus mejillas.

Llamaron a la puerta y fue ha abrir, fue entonces cuando supo que había empezado a llorar.

~ ¡¿Lya?! ¿Sucede algo? ~ Se quedó mirando a esa mujer que tenia delante. Se la habían presentado durante la comida, pero ya no recordaba su nombre. ~ ¿Lya, por que lloras? ~ ¿Llorar? ¿Yo? La pelirroja se tocó las mejillas y notó la humedad. Eres débil… como dijo padre… La chica se sacó las lágrimas con rabia y miró a la mujer de nuevo. ~ ¿Estás bien?

~ Sí, sí no se preocupe Beth. ~ ¡Eso era Beth! La esposa del Rey, a quien Nessi había ayudado a arreglar y por lo que la mujer de cabello negro estaba súper contenta.

~ ¿Estás segura?

~ Sí, sólo ha sido… Sólo… No es nada.

~ Por nada, no se llora. ~ Beth entró en la habitación sin que la pelirroja pudiera replicar nada. ~ vamos, cuéntame.

~ No es nada, de verdad. Ni siquiera supe que lloraba hasta que usted me lo comentó. ~ Lya recordó una de las normas de su padre: no mirar a los ojos a los que eran realmente vampiros.

~ ¡Vamos, mírame! ¡No me creo que llores por nada! ~ Beth se sentó en la cama y probó de buscar los ojos de la pelirroja.

~ Lamento decirle que eso no…~ Lya se reprendería por ello durante el resto de su vida, pero iba a tener que decirle que no se metiera en su vida. Iba a continuar esa frase, sí, pero su boca no les respondía. ¿Y las consecuencias? Muchas, pero SÓLO estaré una semana aquí… Sí, ya, pero: tierra llamando a Lya: ella es la Reina Beth, la shellen de el Rey Ciego y…Ya, Ya lo sé, pero…

~ ¿Qué eso no… qué? ¿No es de mi incumbencia? Puede ser, pero me preocupa verte llorar… Me preocupa que estés llorando cuando no conoces a casi nadie de los de aquí. Lya yo también he sido nueva y también ha habido momentos en los que me he sentido algo apartada y por eso quiero ayudarte.

~ Gracias, pero no es nada… De veras…

~ .. ~ No pareció que Beth se quedara tranquila con la respuesta pero antes de que pudiera decir nada o siquiera comentarle el porque de su vista, vio como Lya alcanzaba una chaqueta y se volvía hacía ella.

~ Sólo vine a por la chaqueta.. John, Quinn y Blaylock me esperan a bajo… ~ Dijo a modo de despido, a lo que Beth sólo pudo asentir.

***

Quinn estaba subiendo a la parte delantera del Hammer cuando vio la puerta del garaje abrirse.

~ ¿Sigue en pie su oferta? ~ Preguntó la pelirroja poniéndose la chaqueta por encima de los hombros.

~ ¡Sí, claro! ~ Quinn le dedicó una de sus mejores sonrisas y volteó de nuevo el coche para abrirle la puerta trasera.

~ Gracias. ~ Lya entró en el coche y saludó a los chicos.

Durante el viaje ninguno había abierto boca. Blay miraba de reojo a la pelirroja, mientras que esta parecía estar absorbida por la imagen cambiante de las casas por las que pasaban. Por otro lado, Quinn y John parecían demasiado concentrados en la carretera. Al aparcar el Hummer, los cuatro salieron prácticamente a la vez, pero sólo Lya se quedó parada mirando el lugar.

No conozco la ciudad. Punto en contra. Padre se fue de ella. Punto a favor. O eso dicen. Punto en contra. Estás con tres machos adultos que son ni más ni menos que tres hermanos. Punto en contra… tres en contra…uno a favor…

~ ¿Sucede algo? ~ Blaylock se acercaba a ella, después de haberse percatado de que no los seguía cuando se dirigían al bar.

~ Yo… Creo que seria mejor que les esperara en el coche..

~ ¿Es… esperarnos en el coche? ~ Lya asintió. ~ No es un barrio donde esperarnos en el coche vaya a ponerte a salvo.

~ Sé defenderme…

~ No es por eso… además, ya estas aquí… ¿Qué más da ir al bar o no?

~ yo…

~ Vamos que hoy invita Quinn. ~ Sonrió Blay.<–>

Navegador capítolsAmante Silencioso – Capitulo 8Amante Silencioso – Capitulo 10

4 Responses

  1. Júlia

    UOOO jo vull meeees -_-

  2. La nuky

    nukyyyy,kiero mas otra vez xD
    me cae bien el Quinn =)

  3. Aroa

    Ja saps, k jo també vullllllllllllll ^^

  4. Cris

    :s Vaya, pobre Lya. Ojala tenga suerte con la transición. SEguro que con los chicos se lo va a pasar genial. Bss

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.