Amante Silencioso – Capitulo 12

agost 26th, 2010 by Taeko
This entry is part 12 of 14 in the series Amante silencioso

Capitulo 12

El nuevo plan del nuevo jefe y, por tanto de Omega, era volver a cazar, torturar y si hacía falta, matar a civiles que pudieran informar en algo de la Hermandad.

Su cabeza le daba vueltas  a la única parte que sí había escuchado: volver a atrapar vampiros. Realmente lo encontraba una estupidez en mayúsculas… ¿para qué volver a cazarlos y retenerlos? Lloriqueaban, ensuciaban y no aportaban nada… Nada menos la diversión de cuando se chamuscaban por la luz del sol, o cuando les hacías callar clavándoles un cuchillo en el corazón o en la boca del estómago o cuando… ¡Dios, se le estaban ocurriendo tantas y tantas formas de matar!

~ Sonríes… ¿Por qué sonríes? ~ La voz de J lo hizo volver a la realidad.
~ Pienso en cómo volver a cazar vampiros puede ser gratificante. ~ J asintió y siguió conduciendo hasta su piso, no muy alejado del centro.

~ Creí que no te gustaba la idea… ~ Dijo volviendo al tema, dos o tres semáforos más tarde.

~ Y no me gusta… Ensucian. ~ J volvió a asentir. ~ Pero eso no quita que cuando el silencio se recupera es un momento relajante y gratificante.

~ En el que parezca que haya algo que llenar… Estoy de acuerdo. ~ J casi siempre actuaba como su criado, pero si era un Restrictor era por algo. El hecho que actuara como un sirviente era sólo por eso: por actuar, pero también era cierto que tal y como él hacía desaparecía por temporadas y regresaba como lo hacían los perros abandonados: con muchas más ansias de estar con el amo.

Mientras esperaban que la noche regresara de nuevo, H prendió el pequeño netbook que había adquirido un par de semanas antes. Googleó nuevos instrumentos de tortura que había imaginado para sus nuevas presas, algunas de ellas existían otras simplemente las crearía si las otras le aburrían.

***

~… Aun así no creo que sea malo que el doctor Havers te eché una hojeada. ~  La doctora seguía insistiendo en lo mismo, en que Havers la visitara.

~ Lo sé, pero ambas sabemos qué resultado dará… ~ Y ella seguía insistiendo en que era inútil ir allí.

~ Ya, pero creo sinceramente que deberíamos probar.

~ …

~ No es lo mismo un diagnostico basado en las pruebas que otros han realizado, que un diagnostico basado en tus pruebas y tus conclusiones.

~ La doctora Li es muy buena en ello y, realmente sé que no hay ningún error en el diagnostico. -  Antes de que Jane pudiera contestar levantó una mano para que la dejara terminar. ~  Sé lo que me va a decir, pero… Francamente, no quiero más pruebas, estoy cansada de ellas y de cómo me dejan al final del día o la semana… Realmente le agradezco el interés, pero no. No voy a dejar que me mareen más. Las pastillas calman el dolor cuando aparece, así que esto me sirve…

~ ¿Y la transición? ~ Por un breve instante vio el miedo en sus ojos, pero rápidamente levantó los hombros como si le importara lo más mínimo ese paso de su vida.

~ Llegará…

~ … Aun así, no creo que sea malo que el doctor Havers te visite.. ~ La doctora seguía insistiendo en lo mismo desde hacía unos cinco minutos.

~ Y supongo que no lo hay, no obstante ambas sabemos qué dirá… Además el doctor Haver ya tiene mi historial. ~ Jane no se había encontrado a nadie tan cabezota como ella misma, pero Lilith estaba siendo una buena rival. ~ Si quiere hable con mi doctora habitual, pero me niego a realizarme más pruebas.

~ ¿Quién es tu medico habitual? ~ Lilith se sacó del bolsillo trasero del pantalón la tarjeta que siempre llevaba en cima de la doctora Li y se la pasó a Jane.

~ Tengo un par más de ellas. Quédesela y llámela… ~ Jane tomó la tarjeta en sus manos y asintió.

~ No lo dudes que lo haré. ~ Lilith sonrió ante eso: no le cabía la más minima duda de ello.

~ Y mientras ustedes hablan, yo iré a mi habitación a hacer la maleta… ~ Jane puso mala cara de nuevo.

~ Hazlas pero no te vas a ir hasta que yo lo diga. ~ Lilith asintió pesadamente.
~ Esperaré el alta. ~ dijo mientras se dirigía a la puerta.

Jane la vio partir no muy segura de si hacía o no lo correcto. Cuando la puerta se hubo cerrado miró de nuevo la tarjeta y luego sacó el móvil del bolsillo del pantalón. Marcó el número y se sentó en una pequeña mesa que había en un rincón para hacer el papeleó.

~ ¿Despacho de la doctora Li, dígame?

~ Podría ponerme con la doctora Li, por favor.

~ ¿Quién pide? ~ El macho sonaba cortés pero desconfiado: seguramente conocía a todos y cada uno de los pacientes de la doctora y ella no le sonaba familiar.

~ Soy… Querría hablar con ella de una paciente, de profesional a profesional. Soy la doctora Jane.

~ Ahora mismo esta atendiendo a otro paciente, puede dejarme sus datos de contacto y de qué paciente querría hablar.

~ Sí, claro: la pacienta es Lilith Moore y mi móvil es…

~ ¿Lilith? ¿Está bien? ~ La voz del macho sonó realmente preocupada.
~ Sí, no… Bueno… De eso quería hablar con ella…

~ Ahms… Espere… Voy a probar de pasarle. ~ ¡Vaya si que es conocida la pequeña Lilith!

~ ¿Doctora Jane? ~ La voz de una mujer apareció al otro lado.

~ Sí

~ Edward me ha comentado que llamaba por un tema de la Srta. Moore.

~ Cierto.

~ ¿Es que ha tenido otro ataque? ~ Li sonaba profesional, pero había algo en el tono de la voz que le denotaba nerviosismo.

~ ¿Otro? ¿Es que acostumbra a tener muchos?

~ Sí, bueno… Ahora con las pastillas los podemos paliar,  pero sigue teniendo un riesgo muy elevado a tener infartos… ~ Suspiró. ~ ¿Dígame ha tenido otro ataque?

~ Se ha tomado una pastilla antes de que fuera a más, pero… Mi pregunta es: ¿A qué nos enfrentamos en el caso de Lilith? ~ La doctora Li se recolocó en el sofá que tenía en su despacho y se inclinó para delante.

~ ¿Puedo preguntarle, antes de nada, como ha conseguido mi teléfono y porque me esta llamando exactamente para saber de la Srta. Moore?

~ Soy medico privado. Estoy en la casa donde Lilith ha venido a pasar unos días para… ~ No sabía hasta que punto sabia de Tohrment así que se quedó callada unos instantes.

~ Unos temas familiares, según dijo…

~ Eso. ~ En realidad y, por lo que V le había contado: Lilith era la hermana menor de la mujer de Tohrment (de la que no habían tenido conocimiento hasta que la trajo a casa el Hermano), por lo que en cierto modo el hecho de que estuviera allí se podría considerar una visita familiar. ~ Y ella ha tenido un amago de ataque y cuando se ha recuperado le he pedido hacerle pruebas pero… Me dijo que usted la llevaba y no ha querido hacerse nada.

~ Hablé con el doctor Havers… ¿le conoce? ~ Jane asintió.

~ Sí. Hemos llevado algún caso juntos. ~ La doctora Li comprendió entonces que Jane no era un médico cualquiera.

~ ¿Puedo preguntarle qué clínica lleva?

~ …

~ Comprendo… No es una clínica.

~ Algo así. Lamento no poder decirle para quien o qué trabajo.

~ No se preocupe. Todos hemos tenido clientes a los que cubrir. ~ Li dejó de hablar un momento mientras pasaba hojas del historial de Lya. ~ A lo que íbamos, ayer hablé con el Doctor Havers para consultarle sobre Lilith y, la verdad es que no hay muchas esperanzas… No se la puede operar antes de la transición y…

~ No se ha realizado ningún transplante a un vampiro… ~ suspiró Jane comprendió de golpe a su paciente…. “¿mi paciente? Ni siquiera quiere saber de mí… ¡Joder lo que daría por saber cómo recuperar un corazón de un vampiro y poder hacer el transplante! Pero… Si ya es difícil un transplante a un humano… El corazón vampiro tiene más arterias y eso aun lo hace peor…”

~ Exacto… Y, sinceramente que Havers crea que no hay más solución que la de esperar a que haya una buena transición no me da mucha tranquilidad…

~ Ya…

~ Además, no es probable que tenga una buena transición teniendo en cuenta que su madre era humana y su padre es vampiro…

~ Pero es un vampiro de la glymeria, ¿no? Quiero decir que la sangre es bastante más pura y, entre comillas, buena que…

~ Sí, entiendo donde quiere ir a para pero, entienda que es mestiza…
~ Ya… Quiere decir que hay menos posibilidades de que salga bien que las que hay de que salga bien…

~ Correcto… ~ Ambas se quedaron pensando un rato hasta que Li creyó oportuno comentarle algo más a esa doctora que se preocupaba tanto por Lya. ~ Nunca he visto a Lilith con ningún macho… No he hablado de esto con ella, pero… No estaría de más saber con quien quiere pasar la transición para tenerle controlado y saber que se puede contar con él… Además debería haber algún médico con ella por si algo saliera mal…

~ Con el tema del médico no creo que haya problemas… Por lo que he podido controlar Lilith siempre lleva encima una de sus tarjetas. ~ Li sonrió. ~ Con el tema del macho… ¿usted ha comentado, que no lo ha hablado con ella, cierto?

~ Ahá…

~ Supongo que a más pura la sangre mejor…

~ Sí… Supongo que lo ideal sería que fuera alguien de la glymeria, pues acostumbran a ser hijos de vampiros…

~ Creo tener algún buen candidato… ~ La doctora Jane repasó mentalmente a todos los machos de la casa.

~ Háblelo antes con ella… Además, conociéndola, querrá volver pronto a casa y, por lo que sé, donde esta ahora queda lejos… Así que deberá convencerla para que se quede o para que se lleve a alguien con ella…

~ Eso va a ser…

~ ¿Difícil? Téngalo por seguro. ~ Jane sonrió.

~ ¿Cuánto hace que trata a la paciente?

~ Prácticamente desde que nació… ~ Dijo Li, cerrando el dossier y acariciándolo. ~ Si va a quedarse con usted le enviaré el historial, siempre que Lilith esté de acuerdo, pero me gustaría me avisara cuando se produzca la transición.

***

Torhment estaba junto con el resto de hermanos en el despacho de Warth. Era extraño volver a estar ahí como si nada hubiera cambiado, pero todo había cambiado y lo que mejor denotaba el cambio eran esos tres jóvenes situados cerca de la puerta. Se los quedó mirando y sintió el orgullo de un padre que ha conseguido llevar a su hijo al máximo escalafón, pero también el miedo a perderlo… Perderlo igual que a su Wellsie.

~ Han empezado a haber nuevos movimientos de Restrictores y de muchos en muy poco tiempo. ~ V era quien hablaba. ~ Los rastreadores que pusimos en los dos coches de a noche y los de la última semana se han movido hacia un mismo punto esta mañana. Además mi insistió me dice que no eran los únicos vehículos que había allí.

~ ¿Allí? ~ Preguntó Phury desde el otro lado del teléfono.

~ Una antigua fabrica de botellas para zumo de tomate.

~ ¿Dónde están ahora los vehículos?

~ Dispersados. Han estado reunidos esta mañana desde las 10 hasta las 12 aproximadamente y luego cada cual se ha largado por su cuenta.

~ Una reunión matutina para no tener vampiros… ~ Rhage dio en el clavo. ~ Alguna posibilidad de saber qué se ha dicho.

~ Sólo haciendo cantar a alguno de ellos. ~ Todos se quedaron en silencio esperando algún tipo de orden por parte del Rey.

~ Patrullareis normalmente. Si hubiera algún tipo de movimiento extraño o cualquier cosa a destacar lo comunicáis en seguida. Si pateáis el culo de alguno de ellos y le sonsacáis algo: mejor que mejor. ~ dicho esto Warth se concentro en él. ~ Tu no vas a salir, aun así me alegra que hayas decidido volver y unirte a la reunión.

~ A mi también… ~ Y era cierto, pero seguía pensando que estar ahí había matado a su shellan, aunque… ¿Y si se vengara? ¿Ayudaría?

La reunión finalizó y todos los hermanos, John, Blay y Qhuinn salieron del despacho, pero no Torhment que se quedó de pie cerca de la puerta. En realidad no miraba al Rey, pero sus ojos estaban fijos en las manos del soberano.

~ Si recuperas peso y la forma física volverás. ~ Dijo sabiendo como esa podría ser una de las grandes dudas que rondaban la cabeza del macho. Torhment asintió, sin recordar que Warth no podía ver ese gesto, pero aun así lo intuyó.

~ Gracias por dejarme estar en la reunión…

~ Sigues siendo parte de la Hermandad. ~ Torhment pareció pensarse esa frase, pero dejó de hacerlo cuando Jane apareció en la puerta.

~ ¿Lya esta bien? ~ Por la cara de Jane no traía buenas nuevas, así que la respuesta fácil era que algo no iba bien con Lya.

~ Sí, no… ~ La doctora suspiró y se sentó delante de la mesa del Rey ~  He hablado con su médico. ~ Antes de decir nada más miró a Torhment. ~ No creo que debas estar aquí, es un asunto medico que…

~ Entiendo eso, pero eso no responde a si está bien o no.

~ Ahora sí, lo esta.

~ …

~ Si quieres verla esta en su habitación esperando el alta médica. ~ Dijo dando por concluida esa parte de la conversación.

Torhment comprendió y se fue del despacho, dejando a una preocupada doctora Jane y a un serio Warth que esperaba algún tipo de explicación.

~ ¿Sólo ahora esta bien? ~ preguntó dándole pie a una explicación después de oír como se cerraba la puerta.

~ No estoy muy segura ahora este bien al cien por cien, pero tampoco de que en un futuro pueda estar mucho mejor. ~ Jane no parecía tenerlas todas y eso no dejaba muy tranquilo a Warth.

~ ¿A qué te refieres?

~ Lilith padece de un defecto en el corazón. Si fuera humana sería más fácil: se hace un transplante y listo, pero…

~ No ha pasado la transición.

~ Por eso mismo: por lo que he hablado podría no pasarla nunca por ser hija mestiza, pero si la pasara podría no…

~ ¿Qué recomienda doctora? ~ Que el Rey depositaba la confianza en ella pero ni siquiera ella sabía qué hacer. Pensó en qué haría si fuera humana, en qué situación la dejaba el no saber si se produciría la transición, en qué ….

Navegador capítolsAmante Silencioso – Capitulo 11Amante Silencioso – Capitulo 13

4 Responses

  1. Júlia

    Jooo, pobreta Lya! Y qué jefa la Jane, jajajaja-

  2. lourdes

    hola me parece super esta historia, y me muero por saber más, espero que pronto se publique …

  3. Taeko

    Hola Lourdes, muchas gracias por el comentario… publicaré pronto, te lo aseguro…
    ¿Como has llegado a la web?
    Me encanta: tengo lectoras nuevas ^^

    Un beso,

  4. Cris

    Que que recomienda?? que uno de nuestros hermanos le ayude a pasar la transición y lo que venga despues ;) )

    Felicidades por tus lectores nuevos.

    Bss

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.