06-.Give ‘Em Hell, Kid

abril 14th, 2008 by Taeko
This entry is part 10 of 18 in the series Give 'Em Hell, Kid

Al día siguiente de la muerte de la madre de James, él hizo como siempre y se fue a trabajar. Su padre se fue a su casa y preparó las cosas del entierro sin que me dejase ayudarle y yo volví a quedar sola en casa.
Llamé a Gerard pero no me lo cogió así que le dejé un mensaje: “Gerard, soy Lil. Siento que la conversación de ayer fuera tan pésima, pero no me pillabas en un buen momento. No estoy enfadada, sólo sorprendida. Eso es todo lo que quería decirte….

Por la tarde hubo el entierro de la madre de James. No paso nada…

FFDW // al día siguiente del entierro //

~ Lilyan, cariño, tengo que irme a Los Ángeles una semana. Es para el mismo negocio donde estaba metido pero al pasar…
~ Tranquilo, sabré arreglármelas sola. ~ Sonreí. Era primera hora de la mañana. Él cogería el vuelo de las diez y yo estaría una semana sola en esa gran casa. Después de desayunar subí al cuarto y le prepare la bolsa.
A las nueve menos cuarto salio de casa y se fue al aeropuerto.

Eran ya las doce cuando decidí ir a ver a Gerard, para disculparme en persona puesto que ni siquiera me había llamado. Cogí el coche y me fui hacia mi antiguo barrio pero en vez de irme a casa de los Way, me fui directamente a casa de Frank. Aparqué el coche y salí de él. Me acerqué a la casa y llamé. Esperé unos instantes hasta que Ray me abrió. Le recordaba del concierto y, por lo visto él a mí.
~ Hola, pasa… ~ Me hizo pasar y yo acepté. ~ Eres Lilyan, ¿verdad? ~ asentí.
~ ¿Está Gerard?
~ Si, en el comedor, con el resto… ~ Nos fuimos hacia allí. Era una sala de estar, relativamente pequeña (teniendo en cuenta que yo la comparaba con la mía de casa de James) dónde había dos sofás. En ellos estaban sentados Mikey, Júlia, Frank, Bob y Gerard y había un hueco para Ray.
~ Hola. ~ saludé y en cuanto lo hice Júlia saltó por encima del sofá (aun no se como) y se me abrazó. ~ No se quien se a muerto, pero como no dejes de apretar el cadáver seré yo… ~ Se apartó.
~ Lo siento, pero has venido en el momento ideal… ~ Esas palabras causaron en mi miedo.
~ ¿Por- por qué?
~ ¿Verdad o acción? ~ preguntó sonriendo Mikey sentado al lado de Frank.
~ Jurs… Acción.
~ Dame un beso de bienvenida. ~ dijo sonriendo más ampliamente. Me acerqué a él y puse mis labios encima de los suyos. Era algo que de pequeños habíamos hecho alguna vez, pero no significaban nada.
~ ¡Ey! Yo también quiero… ~ Dijo en broma Frank a lo que Júlia se plantó encima de sus rodillas y lo besó… apasionadamente. ~ Me ha gustado más este…~ me miró. ~ No te ofendas, eh…~ Le Sonreí y luego a Gerard.
~ ¿Verdad o acción?
~ Paso, no juego. ~ estaba enfadado. Su tono lo decía todo.
~ Es que no te atreves o no vas lo suficientemente bebido. ~ Le reté.
~ Verdad.
~ ¿Escuchaste mi mensaje?
~…
~ Eso no es ninguna respuesta.
~ Si, lo hice…
~ ¿Entonces?
~ ¡Es que a caso crees que todo se arregla con un mensaje en el contestador!
~ ¡¡Fuiste tu el que no atendiste el teléfono!!
~ ¿Quizás estaba ocupado? ~ dijo irónico ya levantado del sofá en medio la sala donde yo estaba.
~ ¡¡Perdona, pero yo no fui quien te besó!! ¡¡No debería haberte pedido ni perdón!! … ¿Sabes? De hecho no sé que coño hago aquí. ~ Salí de la casa cabreada y me dirigí hacia el coche, pero cuando quise abrir la puerta del coche algo… alguien (y sabía perfectamente quien) me cogió del brazo y me volteó.
Volvió a pasar lo mismo que en la noche del concierto. Me besó con furia y a la vez de forma apasionada, con deseo… y yo… Yo me dejé llevar. Me hizo abrir los labios y jugueteamos con las lenguas, hasta que él quiso dominarme y lo consiguió. Acabó el beso y apoyó su frente contra la mía, estando nuestras narices rozándose. Había cerrado los ojos y saboreaba sus labios.
~ ¿Por qué? ¿Por qué después de tantos años sigues haciéndome perder el norte? ¿Eh?
~ No lo sé… ~ abrió los ojos.
~ Sé que no debería pero… ~ volvió a juntar sus labios a los míos y puso sus manos en mis caderas. Esta vez fui yo quien profundizó el beso. Me puse hasta de puntillas para llegar mejor a su altura y puse mis manos en su cuello y empecé a juguetear con su pelo. Él volvió a ganar la batalla de nuestras lenguas y el beso acabó con un pequeño mordisqueo en mi labio. Él sabía como me gustaba eso…. Y que, además, ese gesto provocaba en mí deseos de más.
Esta vez nos miramos fijamente.
~ Esto no esta bien…
~ Lo sé…
~ Da igual. ~ Le besé y él a mi. No besamos una y otra vez… Recordábamos esos tiempos en que yo verdaderamente era suya y él mío… Era… Era como volver al pasado del instituto, donde no importaba nada más que realizarse de forma plena… Donde él me complementaba y yo hacia lo mismo con él. Nos besamos y besamos y acariciamos como en esos tiempos de instituto, donde entre clase y clase nos encontrábamos “accidentalmente” y nos esfumábamos hasta que, muchas veces, perdíamos la clase siguiente, pero a la siguiente volvíamos con una cara de felicidad y de atontamiento impresionante. Creo que Gerard, en pocos meses, se convirtió en una especie de droga para mí…
~ Lil, Lily… para…~ dejé de besarle sorprendida, medio enfadada porque me hacia parar algo me gustaba, y mucho. Tenía los ojos cerrados y los abrió para clavarlos en los míos. ~ Vayamos a algún otro sitio… ~ sonreí y asentí. Le di las llaves del coche y salíamos de ahí.
Gerard condujo hasta un hotel. Yo pagué la habitación y nos metimos en ella. Volvimos a besarnos hasta perder el aire. Nos besamos y ya no solo eran nuestras lenguas que jugueteaban sino también nuestras manos y nuestros cuerpos. Mientras él desabrochaba mi camisa, yo le sacaba su camiseta negra volviendo a tener ante mí su cuerpo para mi sola. Gerard empezó a besar el cuello y a mordisquearlo con cariño y pasaba la lengua mientras bajaba en busca de mis pechos. Una vez allí sacó el sujetador y los manoseó… Yo mientras me iba poniendo… Cuando me cansé de ese juego de que él fuera el único que me tocase, le cogí la cara con las dos manos y la alcé hasta la altura de mis labios y le besé. Era mi turno de ir hacia abajo… Le besé el cuello y fui bajando haciendo dibujos imposibles entre besos y llegué hasta la abertura del pantalón. Lo miré y en vez de desabrocharlo, pasé la mano por encima notando que iba creciendo…. Finalmente, no me dio tiempo a desabrochar mucho el pantalón porque ya estaba tumbada en la cama sin mis pantalones y él me volvía a poseer entre besos y caricias…
~ Gerard… ~ me salió un gemido junto a su nombre y él sonrió de forma malévola. Su ropa interior y mis bragas se esfumaron y antes de entrar en mí puso su boca cerca de mi oído.
~ Te eché de menos… ~ susurró mientras entraba. Después de acoplarse y empezar con unos movimientos lentos de cadera, los mismos fueron a más…Los dos soltamos gemidos y pedíamos más al otro diciendo su nombre con deseo. Tanto Gerard y yo llegamos al orgasmo casi al mismo tiempo, pero antes de tumbarse a mi lado, sudado como yo, me besó. ~ Mejor que en el instituto. ~ Sonrió y se tumbó a mi lado.
~ Si… ~ Pasó un brazo por mi espalda y quedé apoyada en su pecho. Me pasaba la mano por la espalda relajadamente, yo solo podía pensar en que me gustaba estar como estaba, con Gerard.

Navegador capítols05-. Give ‘Em Hell, Kid07-.Give ‘Em Hell, Kid

3 Responses

  1. Xavi

    Ho vaig dir, ho vaig dir! Jajajaja! El Gerard no havia dit la seva última paraula! A sobre ara, el sopar amb tota la colla serà encara més “embarazoso” per la Lil i el Gerard…

  2. Taeko

    Bona paraula: EMBARAZOSO ;)

  3. Rafyy

    ala ala, no sabeu res. mes k embarazoso en el sopar estaran juguetones. Quan una parella està aixi la felicitat va en augment i al estar en grup no pares de somriure i estar jugant, jajaj encara k seria cert si ella no li hagues posat les banyes al noviuu, jajja pero wenu en aket cas està permés. Jo almenys entenc els cuernusss, si li agrada poo k no¿ k proteja mejor sus intereses el james XDDD jajaja

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.