08-.Give ‘Em Hell, Kid

abril 16th, 2008 by Taeko
This entry is part 12 of 18 in the series Give 'Em Hell, Kid

Durante la semana que James no estuvo en casa por negocios, Gerard y yo nos habíamos visto cada día. Y cada vez que nos veíamos acabábamos en la cama o en sustitutos de la cama, pero siempre acabábamos haciendo el amor. Sus besos, sus manos,… él podía hacer que todo fuera como antes, él y yo juntos sin que James llegara a existir… Aunque, ese día James volvía y, todo debía volver a la realidad. James y yo nos íbamos a casar en menos de dos meses.

Al llegar a casa después de una sesión, que abarcaba toda la noche, de hacer el amor con Gerard (era extraño, pero cuando estaba con Gee sí que me decantaba por llamarle “hacer el amor” y cuando lo había hecho con James, me decantaba por llamarle “sexo” o simplemente “hacerlo”) me duché y cambié. Al poco rato llegó James.
Fui a recibirle. Nos dimos el beso de cortesía.
~ ¿Qué tal has pasado la semana? ~ pregunté mientras él se iba a la habitación a cambiarse.
~ Bien ¿y tu?
~ También…
~ Te he echado de menos…~ Me abrazó y me besó el cuello. Sus besos eran muy distintos a los de Gerard y, no es que no me gustaran, sino que… me hacían sentir extraña…
Después de besarme el cuello fue bajando y me sacó la camisa que pocos instantes antes yo me había puesto y nos echamos en la cama.
Lo hicimos y él pareció disfrutarlo, mucho, pero yo lo fui comparando todo el rato con Gerard.

FFDW // a un mes vista de la boda //

Me sentía realmente extraña… No, extraña no es la palabra, sino… la palabra más bien seria: traidora… Esa era la palabra de cómo me sentía. Del papel que creía que estaba interpretando.
Sentía que traicionaba a James, pero no solo a él, sino también a Gerard… Sí, a los dos. Cuando estaba con James sentía que traicionaba a Gee y cuando estaba con Gerard creía que traicionaba a James… Lo sé: iba a casarme con James… ¿Cómo podía ser entonces que creyera que estaba traicionando a Gerard, cuando él era el ‘Segundo’? Seguramente porque parte de mi, no quería entender a Gee como un segundo… no le quería ver como un simple amante, que era en lo que nos habíamos convertido.
Cada vez que James me daba un cierto tiempo de estar a solas, yo no lo estaba, sino que estaba en los brazos de Gerard. Era increíble, pero James salía por la mañana y, dos horas más tarde (si llegaban) yo ya había ido a por Gee o simplemente le había llamado para que se viniera… Y, esa semana en que James tuvo que volver a irse… Esa semana… Fue realmente…. ¡Dios! ¡Fue genial! ¡Estuve con él esos cinco días! Y no sólo metidos uno encima del otro en la cama o en algún substituto de cama, sino que… que habíamos ido a dar una vuelta, juntos como si realmente fuéramos una pareja, en vez de dos amantes… Esa semana había sido como volver al instituto, donde Gerard y yo salíamos juntos y con Mikey, Júlia y Matt, aunque eso había cambiado un poco porque ya no era Matt quien nos acompañaba sino que eran Ray, Frank y Bob. Pero me lo pase igual de bien… Eso si, tuvimos que disimular, porque ellos no sabían nada de lo que había entre Gee y yo.
Por otro lado, cuando James volvía a casa… yo era su prometida… hacia todas las tareas que él pedía y las que yo, como pareja, debía hacer. Nunca le faltaba de nada y, si quería hacerlo… tener sexo, lo tenía… Pero cuando lo hacíamos… yo…. Me sentía incomoda… Me resultaba cada vez más difícil dejar que James me viera desnuda, que me tocara o que me besara… No, no me daba asco, ni nada por el estilo… simplemente… era… Era algo que no me hacia sentir cómoda.

Esa misma mañana decidí que no podía continuar engañando a Gerard o a mí. Él… yo… ¡por dios! ¡Me iba a casar! Y eso tenía que dejárselo muy claro.
Me acerqué a casa de Frank, donde sabia que él estaría. Llamé a la puerta y él fue quien me abrió.
~ Ey… no creí verte por aquí, no hoy…~ Gerard sonrió y me besó. No pude evitarlo… bueno, claro que pude, pero no quise. Necesitaba sentirle encima de mis labios, aunque sólo fuera una vez más… ¿la última?
~ Hola…~ Sonreí y entramos en el salón.
~ Frank esta con Júlia en la habitación, ems… Supongo… Porque también puede que estén en la ducha… Ya sabes… ~ Asentí mientras me quitaba la chaqueta y la dejaba en el respaldo del sofá. ~ ¿Quieres tomar algo?
~ Gerard… ~ me puse seria, lo sé, y no solamente por su mirada de preocupación, sino porque mi tono no era el de siempre.
~ ¿Qué…? ~ Le cogí la mano y le hice sentar en el sofá.
~ Yo… ~ ¡lo había ensayado tantas veces en mi cabeza! ¡Tantas! Y nada, a la hora de la verdad no sabia como narices decírselo. Lo miré y las palabras se me acumularon y desaparecieron de mi cabeza.
El silencio nos invadió hasta que quedó roto por los gemidos que se oían del piso de arriba, que eran de Júlia y Frank, claro está.
~ ¿Lil? ~ Eso hizo que volviera a mirarle a los ojos y que los míos se empañaron de lágrimas.
~ Lo siento…
~ ¿ey? ¿Qué sientes?
~ Todo… Siento haberme ido y siento.. Siento haberte dejado y… ~ Gerard me abrazó y fue entonces cuando me di cuenta de que no iba a poderle dejar de nuevo. No podría hacerlo porque… porque le quería… Sí, le quería aunque… aunque él no fuera la persona con la que me había comprometido y por tanto no fuera la persona con la que me iba a casar…
Estuve ahí, entre sus brazos un buen rato hasta que me calmé. Él sólo había hecho que abrazarme y pasarme la mano por la espalda. Darme pequeños besos de ánimo y nada más. No había dicho nada. Nada.
Cuando me calmé del todo me aparté lentamente de él y le miré a los ojos. Fue entonces cuando me lancé a besarle. Besarle de forma cariñosa, de forma… no lo sé. Fue algo distinto a los besos que nos habíamos ido dando ese mes anterior y él, estoy segura, lo notó.

Una hora más tarde, estábamos sentados en el sofá, él con un brazo por encima de mis hombros y con la otra mano sujetando una mía, viendo la película de la Naranja Mecánica; cuando los dos tortolitos bajaron de la habitación.
~ Hola…~ los dos saludaron y se sentaron en el otro sofá.
~ ¿Qué miráis? ~ preguntó Frank abrazando a Júlia que se había sentado entre las piernas de Frank y apoyaba su cabeza en su pecho.
~ La naranja mecánica…
~ La verdad es que habíamos pensado en ir a ver la peli porno que daban arriba, pero al final preferimos ver la película de Malcolm McDowell… ~ dije con tono de indiferencia y sin mirarlos, sabiendo que se habían puesto algo colorados y que Gee había sonreído ante el comentario.
Los cuatro nos quedamos callados y seguimos viendo el film, hasta que dio su fin. Cuando eso pasó me levanté y cogí mi chaqueta.
~ ¿Te vas ya? ~ preguntó Gerard, a lo que Frank y Júlia también preguntaban en silencio.
~ Si, debería…
~ ¿No te quedas a comer?
~ Estaría bien una comida de parejas…~ Insistió Júlia a lo que le alcé una ceja a modo de interrogante. ~ Porque… estáis saliendo… ¿verdad? ~ supongo que la idea le surgió de como habíamos estado las últimas semanas y sobretodo por como habíamos visto la película. Tan juntos…
~ … ~ Gerard tampoco contestó.
~ Debo irme… ~ Estaba ya en la puerta cuando Gee me cogió del brazo me hizo voltear y me besó.
~ Nos vemos. ~ Lo dijimos casi al unísono y eso me hizo sonreír.

Al llegar a casa y estar una hora, minuto arriba, minuto a bajo, sola me puse a pensar en lo que había pasado en casa de Frank. Me puse a pensar en Gerard, en mí… en James… Acabé llegando a la conclusión de que si yo… de que si en ese sofá de casa de Frank yo había escogido a Gerard debería decírselo a James… Debería… Debería dejar que James… Debería enfrentarme a la realidad y dejar que James pudiera saber la verdad… No podía ser tan egoísta. No podía… Lo sabía y, además, James había sido tan bueno conmigo… que se merecía la verdad ante todo,…. Aunque le doliera…

Navegador capítols07-.Give ‘Em Hell, Kid09-. Give ‘Em Hell, Kid

2 Responses

  1. Xavi

    Sincermanent, cada cop estic més convençut que el James no es mereix això. Apostaria a que la Lil s’iventarà algua mentida, qualsevol excusa, per tal de no dri-li “exactament” la veritat. No sé… que no està preparada per casar-se o coses d’aquestes, però no li dirà que el deixa per un altre. Per molt bona persona que sigui en James, i per molt que la Lil digui que es mereix conèixer la veritat, no crec que li digui… seria massa dur. En fi… a veure si m’equivocaré i si qeu tindrà el que s’ha de tenir per dir-li la veritat!

    PD: “Lo hicimos y él pareció disfrutarlo, mucho, pero yo lo fui comparando todo el rato con Gerard”… això no es fa, comparar és de mala educació ¬¬’ jajaja!

  2. Rafyy

    jaja ho anava a dir no s’ha de comparar, pero tampoc ens em d’enganyar jajaj comparar ho fa tothom, i te kedas con el k mas te gusta..
    tampoc es mereix la lil estar am un tiu, i despres estar pensant la resta de la seva vida com hagues estat am el gee.

    Pero tb es perd una gran oportunitat xa el gee es el rollo perfecto, potser com a parella canvia. Haurien d’estar tot el dia a la fransa akets!!!

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.