11-. Give ‘Em Hell, Kid

abril 23rd, 2008 by Taeko
This entry is part 15 of 18 in the series Give 'Em Hell, Kid

Al oír a Júlia llorando me olvidé por completo del test y me quedé sentada en el recibidor hasta que llegó.
Solamente abrir la puerta se echó contra mi pecho y empezó a llorar. La abracé, cerré la puerta y nos sentamos en el sofá. Un rato más tarde ella se apartó un poco de mi y me miró.
~ Nos pelemos…
~ ¿Tu y…?
~ Frank… ~ Vale, para ser sincera no lo entendía. A no ser que Júlia hubiera cambiado muchísimo, ella no iba a venir llorando por una discusión. Por mucho que se hubieran chillado. ¿Qué no me contaba? ~ A noche discutimos y… nunca creí que… ¡Dios, es Frank!
~ Juls, ¿qué ha pasado? ~ probó de tranquilizarse. Se secó las lágrimas con el reverso de la manga y me miró con los ojos rojos.
~ No lo sé…. Cuando he ido a su casa para disculparme porque ayer dije cosas que realmente no creía, Bob me abrió la puerta y me dijo que no creía que fuera un buen momento; pero yo iba a trabajar luego y… necesitaba verle y… y decirle que lo sentía … pero…
~ ¿Pero? ~ A Júlia no le salían las palabras. Le cogí una mano y respiró hondo y agachó la cabeza.
~ Entré en la habitación y… y él la abrazaba y…
~ Eso no quiere decir nada…
~ ¿No? ¡Estaban desnudos y él la abrazaba y…! ¡Joder! ~ Júlia se derrumbó de nuevo. La abracé sin saber muy bien qué decirle. Júlia podía perfectamente ser el reflejo de James en caso de que me hubiera encontrado en la cama con Gerard (cosa que no hizo nunca), si pasamos por alto que James y yo no discutimos nunca. No podía consolar a Júlia habiendo hecho lo que hice.
Dos horas o tres más tarde Juls estaba en la habitación de invitados dormida y James abría la puerta de la casa, mientras yo bajaba a recibirle.
~ Hola, bonita. ~ rocé sus labios y le conduje a la sala de estar.
~ ¿Qué tal el día?
~ Bien he ido a la iglesia y…
~ No chilles o vas a despertarla, además te oigo igual… ~ dije al ver que alzaba más la voz de lo habitual.
~ ¿Despertar? ¿A quién? ~ alzó una ceja, mientras yo le daba un vaso de agua, que había señalado con la mano que quería.
~ A Júlia, una amiga. Ha venido llorando, por su novio y… se quedó dormida. Espero que no te importe… ~ negó con la cabeza. ~ Bueno cuenta. ¿A qué has ido a la iglesia?
~ Oh… El obispo. Digo, el obispo que escogimos para que nos casara ha enfermado y querían saber si preferíamos otro obispo y el mismo día u otro día y el mismo obispo. He creído que seria mejor el mismo día y nos lo han cambiado, al hombre, digo…
~ oh, vale…
~ ¿Preferías el mismo obispo y otro día?
~ No, no ya me esta bien.

Después de cenar y de que James siguiera su rutina de ver las noticias ir ha hacer algo de trabajo, nos fuimos hacia el cuarto para ir a dormí. Fue entonces cuando vi que todo lo de la farmacia estaba esparcido por la cama y, olvidándome del test encima del mármol del baño, recogí todo esto y lo llevé a la cocina. Mañana ya lo ordenaría.
Al subir las escaleras de nuevo e ir al baño de mi dormitorio encontré a James paralizado.
~ … ~ Puse una mano en su hombro y volteó. Estaba algo pálido y podría decir que hasta ilusionado. Pero… ¿por qué?
~ ¿James?
~ Yo.. ~ Me miró a mí y luego a sus manos. Sostenían algo. Al verlo me quedé helada. ~ ers… ~ De repente me acordé de que no sabía la respuesta del test y de que James lo tenia en las manos y que eso querría decir: dar explicaciones y… ¡Joder!… Antes mi problema era estar “posiblemente” embarazada de uno de los chicos con los que me había acostado últimamente: Gerard o James, ahora el problema estaba en que éste último sabía lo del “posible” embarazo y se creería que seria suyo o… Se daría cuenta que de verdad le mentí con lo del artículo de la revista musical. Estaba perdida… ¿o no? ~ Es que tu… ~ ¡¡mierda, Lilyan!! Pensé. Pero luego me vino una idea a la cabeza…
~ No… no es mío… es de Júlia… ~ Decepción. Su cara dibujó decepción. ¿Es que a caso quería tener niños? ¿Desde cuando? ¡Nunca habíamos tenido esa charla!… Aunque, ahora tampoco la íbamos a tener.
~ Oh… ¿Pero no dijiste que había venido llorando por su novio?
~ Ugs… ~ James tenía buena memoria… ~ Sí, bueno, veras… Se han peleado y creía que podía estar… bueno embarazada y al venir se hizo la prueba y…
~ Pues, ha dado positivo.. ~ ¿QUÉ? ¿Ya no era posible? Me vinieron a la cabeza muchas imágenes de niños pequeños llorando a la vez he intente quitármelas para seguir inventándome algo.
~ Ahms… por eso se a quedado a dormir… por eso lloraba…
~ Oh… ¿qué hará?
~ No lo sé… mañana hablaremos, si se da…
~ Está bien. Buenas noches

En cuanto James estuvo dormido me levanté y fui al baño. Cogí la prueba y me la quedé mirando con la estúpida y ridícula esperanza de que cambiara y diera negativo.

Navegador capítols10-.Give ‘Em Hell, Kid12-. Give ‘Em Hell, Kid

2 Responses

  1. Xavi

    He tornat a llegir el pròleg de la història… i prefereixo no opinar, que començo a pensar que això acabarà malament per la Lil.

    Què gran el James posant-se tot happy al veure el test, ja ho diuen allò de “Ignorance is bliss” (La ignorància és felicitat)… aposto a que, segons la llei de Murphy, el fill és del Gerard :P

  2. Rafyy

    Aquesta dona on te el caaap¿ es fa la prova i s’oblida, i a sobre a la vista, i a sobre li torna a mentir al James. James pardillo pardillo k sempre t’enganyen.

    Xq acabara malament per la Lil¿ morir no te xq ser dolent, jaja. A mes k esperaves d’una escriptora que li encanta matar als seus personatges¿ encara k potser no mor….(ingenuo).
    Per cert el James es friki de collons mira que deixarse casar per un obispo……
    lena el seguent capitol siusplau :P

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.