05. La Teoria del Cisne Negro

octubre 14th, 2011 by Taeko
This entry is part 05 of 13 in the series La teoria del Cisne Negro

05.

Aunque su cuerpo pedía a gritos quedarse en la cama, sus ojos se habían abierto y se negaban a cerrarse de nuevo. Se giró sobre si misma para quedar hacia arriba. ¿Qué hora sería? Conociéndose sabía que aún no serían las siete. Se había ido a dormir cerca de las dos.

Severus Snape no es tan malo como parece… Odia a James y a Sirius a más no poder y a Remus  y Petter por asociación, pero… no a mí. Aunque sabe que James es mi primo… quizás es porque sabe que no me hablo con él o porque inconscientemente hemos firmado una tregua para realizar los Trabajos…

Sin poder aguantar un minuto más en la cama, se levantó y tomando su ropa se fue a duchar. Entró debajo del chorro de agua y mientras caía por su cuerpo recordó las manos de su novio sobre ella (el chico que conoció en Pequeño Hangleton y que ahora no podía ver por estar en Hogwarts). Recordó su tacto mientras se acariciaba el cuerpo, era áspero, pero agradable y cada roce creaba en ella una magnifica sensación de poder, de ser única y de erotismo… Le echo de menos, pensó. Y sí, tanto ella como su cuerpo le echaban mucho de menos, pero estaba enfadada, estaba muy enfadada y esperaba poder superar su enojo para poder volver a sentirse igual con él, pero… iba a ser difícil. Muy difícil. No te engañes Penny… nunca volverá a ser igual… Sus condiciones, tu reacción… Él no ha cambiado, pero tu si… has cambiado por él…. ¿Querías esto?

Sacó la cara del chorro del agua y notó como los ojos le escocían… ya no era sólo agua lo que caía por su rostro.

 

Lily se sentó a su lado.

- Hoy te has despertado muy pronto… sobre todo considerando lo tarde que te acostaste. – la castaña la miró interrogante. – Acababa de apagar la luz… Ya he terminado el libro.

- ¿Te ha gustado? – La chica asintió mientras se servía una buena taza de té humeante.

- Si tuviera que criticarte el libro por el final, no… demasiado triste, pero… en su conjunto Tunney tenía razón. Es muy bueno.

- ¿Tunney? – Penny acababa de prepararse una tostada de mermelada de calabaza cuando oyó por primera vez ese nombre.

- Es mi hermana, Petunia, pero como de pequeña no me salía su nombre… – Sabía que Lilyan seguía hablando, pero dejó de atenderla cuando un pequeño búho negro se paró delante de ella. Por lo general los búhos tiraban el correo y se largaban, pero este se quedó quieto mirándole con sus anaranjados ojos, mientras ella no se movía. Sabía de quién era ese búho e imaginaba el contenido del pergamino y por eso mismo no quería cogerlo.

 

- ¿Por qué no coge el pergamino? – Sirius hizo la misma pregunta que a él le rondaba por la cabeza desde que había visto el animal descender hasta quedar delante de su prima. No conocía a ese búho… no era de su familia, pero parecía que él a Penélope si.

- Quizás le den miedo los búhos.. – Dijo Petter tomando un trozo de bizcocho de limón de la bandeja.

- No seas burro… ¡Cómo le van a dar miedo! – Remus y James seguían mirando a la castaña que lentamente se movió para desatar el pergamino de la pequeña pata del búho.

- Le pide galletas… Se conocen.- Sentenció James mientras veía como el pájaro de plumas negras picoteaba graciosamente la mano de su prima y que esta dejaba su rigidez para acariciar la cabeza del pequeño animal.

- Pero algo no va bien… no ha leído el pergamino y lo ha guardado directamente en su bolsillo. –Dijo Remus haciendo notar el gesto de la castaña que le daba de comer al animal mientras guardaba el pergamino en su bolsillo sin siquiera abrirlo.

Un minuto más tarde el animal salía volando del Gran Comedor y los ojos de Penélope se dirigían a los cuatro pares de ojos que seguían aun sus gestos. Los cuatro dejaron de mirarla al instante.

 

- Por tanto, el boggart, de origen celta-anglosajón, se parece a un duende pero debemos recordar que mientras que este último es bueno y en muchas casas están como ayudantes de los elfos domésticos, un boggart tiende a ser malo. – El profesor Silvanus Leetleburn llevaba dando la clase de Cuidado de Criaturas Mágicas desde hacía años y por ello era uno de los profesores más apreciados de la escuela.- Por norma general se divierte asustando a la gente. Se dice que son oscuros, feos y peludos, pero al cambiar su forma corporal para asustar nadie sabe exactamente si esta información es cierta. ¿Alguien sabría decirme un boggart conocido por la historia? – Penny parecía centrada en su pergamino, pero en realidad sólo podía pensar en el que tenía en el bolsillo de su chaqueta, por lo que llevaba rato no atendiendo a Leetleburn. – ¿Señor Potter, podría responder usted a la pregunta mientras deja de juguetear con su pluma? – Fue al oír el apellido de su mejor amigo fue consciente de que había desconectado de la clase. Intentó centrarse en lo que iba a decir y por eso vio como ni él ni su prima atendían al cien por cien al profesor.

- El papu. – James respondió por inercia y aunque generalmente contestaría haciendo alguna broma, hoy no lo hizo. No estaba de humor. – El papu es un ser que conocen tanto muggles como brujos por vigilar tanto bajo la cama como el armario de las habitaciones de algunos niños, aunque también se les ha visto en los huecos de las escaleras o en algún rincón de algún almacén. Desciende de los espíritus: bogle (escoces) y bogie (ingles) y le gusta asustar.

- Vaya, pero si Potter puede estar atento a clase y no bromear con las criaturas mágicas… 50 puntos para Gryffindor. – ¡si hasta el profesor se ha dado cuenta de que esta raro! Sirius miraba incrédulo como su amigo parecía el hombre más serio que Hogwarts había visto en siglos. Definitivamente tiene que solventar el problema con Penny… esto no es bueno. Nada bueno.

Mientras terminaba la clase, Sirius trazó lo que llamó su plan “Penny habrá con James hoy mismo, como que me llamo Sirius Black” que básicamente trataba de todo tipo de excusas y manejos para que ambos primos hablaran de los gritos que hubo en la cafetería hacía un par de días y que habían tarado a su amigo.

Acababa la clase y ya tenía su primer plan de ataque: saldría pitando detrás de Penny justo antes de que Evans se pegara a su objetivo. Pan comido…. Sólo tengo que deshacerme de James para que no me prohíba otra vez ligar con Penny, de Remus para que no me diga que no haga ninguna locura, de Evans para que no me ataque…. Y de Alinda o era Amanda… bueno, de la chica del otro día que se cree realmente que quiero algo serio con ella…. Fácil… ¿no?

- Sirius… Sirius… – La mano de Remus le zarandeaba – la clase ya ha terminado. ¿Es que acaso no quieres ir a clase de Defensa?

- Oh mierda…. – Sirius acababa de ver como el pelo castaño de Penélope salía de la clase junto al pelirrojo de Evans.

- ¿Sirius? ¿Te has dormido? – Petter miraba a su amigo sorprendido, la verdad es que hoy no le había visto con la cabeza colgando, pero siempre cabía la posibilidad de que hubiera encontrado la técnica de dormir en clase perfecta.

- No, sólo… sólo pensaba…

- ¿En mi prima? – ¿Cómo lo habrá sabido? La ceja levantada del moreno lo decía todo. – La has seguido con la cabeza hasta la puerta.

- ¡Mierda! – Ahora era James quien le interrogaba sin decir nada, mientras salían del aula para ir a su siguiente clase. Defensa contra las artes Oscuras: la preferida de Sirius y James. – No es nada… No es nada.

- Tienes prohibido ligotear con ella, Sirius…. Aunque no me hable, lo tienes prohibido.

- Que te hace pensar que yo…. Que quiero… que… – Esta vez fue la risa de Remus la que le hizo dejar de tartamudear. – ¿Qué?

- Es que no te estás oyendo… Eres el peor mentiroso del mundo. – Mientras Lunático hablaba James iba asintiendo. – ¡Quieres ligotear con Penny!

- Sí y lo tienes prohibido. – Le recordó James. – Sé que el hecho de que sea nueva la hace más atractiva pero…

- Y sus curvas y que no te hace caso…  – Continuó Petter.

- Y sus ojos hipnotizantes… – Continuó Remus sin darse cuenta, tampoco.

- Y sus labios que dan ganas de besarlos…- Terminó Sirius en voz alta. Fue la colleja de Cornamenta lo que le hizo sonrojarse de inmediato al darse cuenta d lo que había dicho – Y-yo… ¡No quise decir eso! – Era obvio que ni Lunático, ni Colagusano ni James se lo creían, pero para su suerte no podían replicarle: entraban en clase.

Galatea Merrythought profesora desde 1895 ya estaba en clase, su complexión menuda engañaba a los alumnos de primero, porque cuando quería era una fiera. Debía reconocerlo: era de las pocas profesoras a la que respetaba por su trabajo. Era buena… muy buena en su trabajo y en caso que algún día faltase Hogwarts no encontraría un sustituto que siquiera le llegara a la suela de los zapatos… o si más no tardaría mucho.

- Quiero que se dividan por parejas. Las mismas que la semana pasada.  – Se oyeron algunas quejas de fondo y suspiros de resignación. Él simplemente miró a su amigo: ¿Ni un bufido siquiera? La cosa esta muy mal, Sirius… muy mal… Vio como Cornamenta se acercaba a Lily sin mediar queja alguna y luego vio cómo su prima se dirigía hacia la profesora. Él se acercó a Merrythought, también.

- Disculpe profesora – Colagusano tenía razón: sus curvas estaban justamente donde tenían que estar y su culo… -  Yo no estaba la semana pasada y no tengo pareja.

- Merrythought, mi compañera Doris Sicilias está en la enfermería por gastrointeritis ¿Le parecería bien que la señorita Way y yo fuéramos pareja de forma provisional? – Pareció pensárselo un instante, pero la respuesta fue afirmativa y sorprendentemente agradable.

- Señor Black, tengo entendido que la educación de la señorita Way en Defensa contra las Artes Oscuras es de bastante nivel, así que supongo que le será mejor rival que la señorita Sicilias. Para la próxima clase hablare con ella para realizar un cambio de pareja. – Aunque tengo que reconocer que Lunático también tenía razón: sus ojos…. Espera, creo que ha dicho que será mi pareja para el resto del año… ¡Esta es tu oportunidad, Sirius! ¡No la estropees perdiéndote en sus curvas!…. ¡O en su culo!

- Que vayas a ser mi compañero no significa que vaya a hablar con James. – Empiezas bien…. No pudo replicar la profesora Merrythought inició la explicación sobre el conjuro Fiendfyre y su contra hechizo: fiendlocked. Recordaba haberlo leído y haber intentado utilizar un par de veces: el Fiendfyre, pero desistió por aburrimiento: como casi todo lo que empezaba. Ya lo decía Narcissa como algo no me guste lo abandono… ¡Suerte que ya no me hablo con ella! ¡Ni con el resto de la familia! – Así pues, el compañero que esté más cerca de la pared realizará el fiendlocked mediante el cual intentará contrarrestar el hechizo Fiendfyre que lanzará el otro estudiante. Les recuerdo que es mucho más fácil lanzar el hechizo que el contra hechizo, por lo cual les pido paciencia a unos y esfuerzo máximo a los otros.

La miró. Ella estaba cerca de la pared. Ella haría el contra hechizo y el Fiendfyre. Las piernas de ella se pusieron en posición de defensa y su varita se colocó a medio cuerpo apuntandole. Sus ojos lo decían todo: estaba preparada. Él se colocó en posición de ataque: una pierna más adelanta que la otra y la varita a medio pecho. No pudo evitarlo y no esperó a que la profesora diera permiso para empezar: Vamos a ver qué tan bien llevas Defensa…

 

Tanto la voz de Penny como la de Sirius salieron al unisón. Era como si hubieran pactado el empezar antes de tiempo, pero estaba a dos parejas y sabía al cien por cien que no se habían dicho nada. La nube de fuego de Black intentó envolver a Penny, pero rápidamente ésta desapareció como si no hubiera aparecido nunca.

- Vaya… entonces sí que eras buena… – ¿Black sorprendido? Realmente es de las pocas veces que he visto a alguien coger tan rápido un hechizo…. Pero… - ¿Repetimos?

- Un buen contrincante nunca avisa de sus ataques… – Incluso la voz de Penny había cambiado. Era parecida al tono que había utilizado para dirigirse de manera fría a su primo, pero esta vez tenía un toque de estar pasándoselo bien.

- Tienes razón… ¡Flipendo! – El golpe no llegó a aturdir a Penny porque se apartó justo a tiempo.

- ¿Cambio de normas? No tientes la suerte… – La profesora iba a interponerse, pero el rayó azulado de la varita de Penny la detuvo.

- Protego… -  Miré a James: no tenía muy claro que debía hacer: Su mejor amigo o su prima… Dios, si al final acabaré por entenderle…. ¡Lilyan! ¡Sigue siendo Potter!

- Vamos a ver qué tal llevas tú el contra hechizo… Fiendfyre…. – Vio como Merrythought sonreía, la verdad es que el duelo se estaba poniendo de lo más interesante: ambos eran muy buenos alumnos en defensa y esa podría ser una de las razones por las que no detuvo el combate.

 

Navegador capítols04. La Teoria del Cisne Negro06. La Teoria del Cisne Negro

3 Responses

  1. Júlia

    Buuuuuuuuuuuh fueraaaaaaaaa!!!! Volem l’Snaaaaaaaaaaaaape!!!

    :D

  2. Nailah

    Creo que Sirius se va a poner muy celoso cuando se entere de que Penny tiene un novio. ¿Se pueden hacer peticiones?…Bueno, la hago de todos modos. Quiero mas escenas Penny/Sirius!! Muchos Bss

  3. Marta

    ¿Sirius y Penny? DD: Si hombre… Vas a perder una lectora, que lo sepas DD: *Una Marta salvaje aparece para raptar a Sirius y huye*

    XDD Mola, mola, ¡Va, ya tarda el siguiente! D:

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.