08. La Teoria Del Cisne Negro

gener 20th, 2012 by Taeko
This entry is part 08 of 13 in the series La teoria del Cisne Negro

08.

 

- Sabes, cuando termino un buen libro, uno de esos que te hace sentir como el mismo personaje o incluso que te hace tener un escalofrío cuando le sucede algo malo, incluso puedo decir que me da pena; pero ver ese murciélago medio muerto aquí simplemente me da asco. – Penny miraba el bicho que acababa de chocar contra la torre del castillo donde estaban para poder entrenar.

Después de su última actuación en la clase de defensa, Merrythought, pensó que un cambio de pareja sería lo mejor. Black era bueno, pero quizás la señorita Way necesitara alguien con un poco menos de tacto con las mujeres, alguien a quién no le importara contra quién luchaba.

- Quizás sería mejor rematarlo para que no agonice más… – Penny miró a su compañero y luego al bicho de nuevo. Alzó los hombros con indiferencia.

- Haz lo que quieras… – La chica se volvió para mirar por el gran ventanal. – Pero no me gustaría que la autorización para estar aquí a estas horas caducara… – Se vio un pequeño rayo azul tras de sí y luego Severus se acercó a su lado.

Llevaban más de diez minutos entre hechizos, cuando uno de ellos paralizó a Penny contra la pared cercana al gran ventanal de la torre.

- ¿Te vas a detener? – Obviamente esa no era la frase que él esperaba de ella, estando en esa posición. Ambos estaban sudando y respirando agitadamente cuando a Severus atacó de nuevo para acabar el combate.

 

- ¡¡Me voy!! ¡He quedado! – una chica con el pelo castaño, corto como si de un chico se tratara, se daba el último toque antes de salir por la puerta principal de su casa.  Se ponía brillo en los labios y cogía la chaqueta de punto que había en el colgador y se iba.

Tenía un andar gracioso y una sonrisa permanente en sus carnosos labios. Se veía sexy, pero demasiado joven como para ir dentro de esos tacones de poca altura, pero al fin y al cabo: tacones.

Llegaba al bar del pueblo y mientras lo hacia los nervios de su estómago iban en aumento. Se recolocó el pelo detrás de las orejas un par de veces antes de entrar y respiró profundamente antes de poner la mano en el pomo de la puerta.

Empujó la puerta y se dirigió a la parte de atrás del bar. Nadie preguntó. Nadie se interpuso entre ella y la puerta de madera negra que había en el fondo de la habitación. Buscó la mesa que utilizaba habitualmente con él y se sentó a esperar. Se sacó la chaqueta y pidió una soda para que el camarero dejara de acosarla con la mirada.

Miró el reloj, faltaban pocos segundos para la hora en que habían quedado y aunque sabía que él era mucho más que puntual, siempre le quedaba la duda… ¿Y si no aparecía?

- Creo que tu pelo luciría mejor algo más largo… quizás una media melena o algo… – sus ojos saltaron del reloj a….

- ¡¡¡NOOO!!! – de repente la visión de Severus se volvió nublosa… Acababa de salir de golpe de los recuerdos de Penny, echado por ella, pero lo peor no era eso… Lo peor fue cuando la notó penetrar en su mente. Tenía que evitarlo como fuera… como fuera…

Un pequeño Severus estaba junto a una pequeña chica pelirroja, mientras que otra rubia les miraba de lejos con cara de odio.

- Ya te lo he dicho, Lily, eso que haces es porque tú eres bruja…

- ¿Bruja? ¿Cómo Samantha Stephens o Endora? – El chico hizo una mueca – Sí, las protas de Embrujada…

- No, no… eso es sólo una fantasía de los muggles… Tú eres bruja de verdad….

- ¿Muggles?

- A los no brujos se les llama muggles… Como Petunia, tu hermana… – El chico señaló a la rubia que se columpiaba en el parque esperando que su hermana dejara de tontear con el chico narizotas. – Tú, en cambio, puedes hacer magia cuando quieres, así que eres bruja… Por eso debes ir a Hogwarts… ¿Vendrás?

- Sí y le pediré al director que admita a Tuney… Ella también vendrá…

En algún momento, Penélope empezó a moverse y a poder pensar en algo que no fuera su novio… Penny estaba intentando entender qué hacía en el lago junto con los merodeadores, Lily y Severus, cuando atravesó a uno de los protagonistas de la escena sin que eso le afectara de algún modo… ¿Dónde estaba?

- ¡Oh por el amor de Merlín, James!- Una más que enfadada Lily Evans agitaba los brazos en forma de desesperación para poder desahogarse sin darle un buen tortazo a Potter y el resto de la panda. – ¡Acabamos de salir de los T.I.M.O.S.! ¡¿No podrías, al menos, haber esperado dos… o quizás tres horas siquiera?!

- Sabes cuál es la forma de que pare… – El tono de James lo decía todo. Era la misma petición de siempre… ¡La misma!

- No, la respuesta sigue siendo no. No voy a salir contigo, jamás… Antes saldría con el calamar Gigante… – En ese momento James bajó la varita, movimiento que Severus aprovechó para atacar a Potter. Pero, para su desgracia el cuatro ojos fue más rápido y  el hechizo le dejó con los pantalones bajados, mostrando sus calzoncillos… La rabia no le impidió ver la media sonrisa de la pelirroja y eso le ofendió más que todas las torturas que había recibido por parte de los Merodeadores. Black alzó la varita y con ello dejó a Severus en el aire, inmovilizado.

- ¿Evans, no crees que ahí se le ve mejor?

- Potter, Black, bajad a Severus de allí… Bajarlo ahora o….

- ¿O qué? – Black sonreía como si hubiera ganado la partida.

- ¡O te hechizo para que quedes impotente de por vida!

- Snivellus, agradece a Lily que te defienda tan bien… – El chico de ojos grises bajó a Severus de las alturas, quien sólo poner los pies en el suelo puso su mejor ara de arrogancia.

- No pienso agradecerle a una Sangre Sucia como ella que se cree una superbruja, cuando nadie ha pedido que venga a defender a nadie… – Poco después de acabar la frase la varita de James estaba contra su garganta amenazando de dejar escapar algún hechizo.

- Discúlpate Snape…

- ¡¡No!! – Lily estaba realmente cabreada. – No quiero sus disculpas, ni que tú me defiendas…

- Pe-pero…

- Ambos sois iguales, Potter, igual de arrogantes. – Giró sobre sus talones sin volver a mirar a Severus y salió de allí.

- ¡¡¡Sal!!! ¡¡¡Sal ahora!!! -  Al abrir los ojos para volver a la realidad, se dio cuenta de dos cosas: la primera acaba de usar legilimancia como autoprotección a la leglimancia que había recibió en medio del duelo; la segunda que las manos de Severus estaban apretándole el cuello dejándola sin respiración. – ¡¡Sal de mi cabeza, ahora!! – La voz entrecortada por la ira de Severus llegó a sus oídos haciéndole entender una tercera cosa: había visto algo que no debería… o que Severus creía que no debería.

 

 

Bajó a desayunar con Lily y una vez en el comedor, deseó que dejaran de mirarla y cuchichear… Según lo que hoy mismo había oído el rumor era básicamente: que ella era la asesina de sus padres, que su padre la pegaba y que él había matado a su primera mujer y que ello la había inducido a ese acto y, que obviamente, los Aurores la detendrían y meterían en Azkaban, pero siempre después de las fiestas de Navidad.

Se sentó junto a Sirius, quien le sirvió un café bien cargado.

- ¿Qué tal la noche con Snivellus? – Mientras tomaba la taza de las manos de Sirius, su ceja se levantaba interrogante. – Oh… vamos… no me digas que le has cogido cariño… Que vas a hacer como Lily en sus primeros años….

- No, no te lo voy a decir, pero no me gusta ese nombre… – Tomó un largo sorbo de café esperando alguna reacción del grupo, pero sólo hubo una y no de James, como habría supuesto.

- Es Quejicus, que nombre esperabas que tuviera como apodo….- Seguramente un acarro de parada cardiaca cerca de la puerta del Comedor hubiera estado bien. Lily Evans, acababa de hacer referencia a Severus Snape como Quejicus, tal como hubiera dicho su primo y como si ello fuera la cosa más normal del mundo.

- Por Merlín…- El primero en reaccionar pareció ser Sirius, pero en realidad James fue quien terminó la frase.

- Tú no eres Lily…. ¿Quién eres y que has hecho con la pelirroja? – La chica pareció no inmutarse y siguió comiendo de su bol de cereales.

- Soy yo, James… Soy la misma Lily de siempre, que siempre se despierta temprano, que siempre toma té con sus cereales, que es Premio Anual y que va a tener que terminar su desayuno a prisa y corriendo porque llegamos tarde a la clase de pociones…

- ¿Po-pociones? – Oh, mierda… es jueves… dos interminables y odiosas horas con los calderos, los humos, y las mezclas que explotan… o más bien que no deberían explotar pero que por arte de magia… de mi mala – ejem… pésima…- mano explotan….

- ¿Penny, estás bien? – Petter la miraba con preocupación. – Estás pálida… ¿Te encuentras bien?

- ¿En serio hay que ir a esa clase? – Un puchero acompañó a la pregunta sabiendo bien cuál iba a ser la respuesta.

- Vamos… me pondré a tu lado y procuraré que el caldero salga ileso esta vez…- La sonrisa de Penny hizo que tuviera que contener una sonrisa estúpidamente boba que luchaba por salir y pegarse en su cara. Sirius tomó la mano de Penny como si de una princesa se tratara y la ayudó a salir del banco para ir a la clase.

 

Poción de la Confusión:

Efectos: confusión, atontamiento, mareos…

Ingredientes: Margaritas, pétalos de Rosa, hojas de pinto, Vómito de gusarapo, uñas de Grindylow

Preparación: Calentar a 120 grados en un caldero cualquiera agua, añadir margaritas en abundancia y pétalos de rosa hasta que se ponga de color verde. Cuando sea de color verde añadir 3 uñas de grindyllow y medio litro del vomito de gusarapo. Esperar hasta que se vuelva azul claro y añadir las hojas de pino. Cuando sea transparente está preparada para usar.

No podía creer que Sirius Black tuviera esa letra… y esa magnífica presentación tomando apuntes al memento, no obstante… Mientras leía y releía la preparación de la poción intentaba entender cómo podía ser posible que su “poción” entre comillas era de un fabuloso y horripilante color naranja, cuando se suponía debía ser verde… ¡VERDE! Verde y no naranja….

- ¿Sabes que eso no tiene buena pinta, verdad? – La cara de hastío de Penny lo decía todo.

- Al menos creo que esta vez no explotará… – No debería haber dicho eso…

- Oh quizás si… – Sirius apartó a Penny justo en el momento que el líquido naranja empezó a burbujear más de lo debido. – Apártate.-  Puro instinto se puso detrás de Sirius y rezó a algún dios o lo que fuera que pudiera cambiar el futuro de su caldero, para que este no saltara en pedazos. Por favor, por favor, que no explote, por favor que no…

¡BUM!

 

Debajo de él estaba el cuerpo cálido, blando, sexy y lleno de curvas de… la prima de James… ¡Salte de encima!… ¡YA! Al levantarse de encima del sexy y caliente cuerpo de la prima de James… Se dio cuenta de que algo no iba bien (y no precisamente algo de él, sino de ella). Estaba bajo de él, pero su cabeza sangraba.

- Oh… joder…- Aun sin apartarse del todo de encima del cuerpo de Penny, le acaricio la cabeza, notando como había un pequeño corte en la parte trasera de su cabeza. – Penny… ¡Oh, vamos Penélope! – poco más de dos segundos después, junto a ellos estaban el resto de Merodeadores, Lily y el profesor Slughorn junto a ellos.

- Señor Black, Señorita Evans, lleven a la Señorita Way a la clínica… Y de paso que le hagan una revisión también a usted, Black…. – El profesor se giró hacía la clase. – El resto puede continuar con su poción… – Pasando por el lado de James, siguió su discurso en voz baja, pensando que nadie le oiría. – Como puede hacer explotar el caldero con esta poción… Definitivamente, no lo entiendo…

 

Navegador capítols07. Teoria del Cisne Negro09. La Teoria del Cisne Negro

3 Responses

  1. Taeko

    Marta, este capi te lo dedico: FELIZ CUMPLE (por adelantado)!!!
    Puedes secuestrar a Sirius, pero lo necesitaré en breves!!!

    Y al resto… MUCHAS GRACIAS POR LEER!!!!

  2. Nailah

    Aun que no te conozco ¡muchas felicidades, Marta!

    Si que se le dan mal las pociones a Penny. Me recuerda a Neville. La que está rara rara es Lily, eso de llamar Quejicus a Snape… ¿habrá sucedido algo entre ellos dos?

    Tengo una petición que hacerte ¡Quiero beso entre Sirius y Penny ya! Que deje de pensar tanto en el novio y se fije en nuestro merodeador que está bien bueno ;)

    Bss

  3. Júlia

    Felicitats Marta!!

    Bieeeeeeeeeng, calderas explosivas y recuerdos torturadosssssssss……

    Más más más! :D

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.