02-. Because the drugs never work

maig 14th, 2008 by Taeko
This entry is part 3 of 32 in the series Because the drugs never work

~ ¿Qué instrumento tocas? ¿O cantas o…? ~ Preguntó el chico de gafas que Gerard había presentado como Mikey, su hermano.
~ Batería.
~ ¡¡GENIAL!! ~ Frank pareció emocionado ante su respuesta. Demasiado.
~ No te emociones, Frankie… ~ Lo detuvo Gerard ~ ¿Cómo se te da? ~ Meg alzó los hombros y se dirigió ante el instrumento. Se sentó en el taburete, lo ajustó a su altura y puso el pedal lo mas cómodamente que pudo. Alcanzó unas baquetas de su mochila e hizo un solo bastante enérgico de un par o tres de minutos. Al acabar su pelo había quedado alborotado y le tapaba los ojos. Se lo apartó y miró a los chicos.
~ ¿Qué tal se me da? ~ Brian sonrió.
~ ¿Has pensado nunca en entrar en algún grupo? ~ Ray se adelantó a Brian y a Gerard.
~ No he estado nunca suficiente tiempo para llegar a entrar pero sí que he hecho varias pruebas.
~ ¿Desde cuándo tocas? ~ Inquirió Brian
~ Desde los seis y siete meses.
~ ¿Qué profesor tuviste? Tu estilo es…
~ Ninguno. Mi estilo es propio. Fui autodidacta.
~ ¿Te apetece probar que tal sonamos juntos? ~ Preguntó Frank.
~ ¿Sois un grupo?
~ No… nos falta una buena batería. ~ Sonrió el chico. Meg asintió y esperó a que los chicos empezaran a tocar… Luego de un rato de escucharlos se adhirió a ellos con la batería.

Habían terminado las clases y Meg se dirigía a su coche, mientras lo hacía sacaba de su mochila su paquete de Malboro y tomaba uno entre los labios.
~ ¡¡Meg!! ~ La chica se volteó y vio a Frank pasar entre los estudiantes hasta llegar donde ella.
~ Hola, Frank.
~ Sabes, en la clase de música has sido genial… En serio. ~ La chica sonrió agradecida.
~ ¿Dónde vas?
~ A casa.
~ ¿Te acerco? ~ Preguntó la chica señalando su coche.
~ También van a venirse los chicos.
~ Supongo que si os apretáis vais a caber en él.
~ Gracias. ~ Mientras esperaban al resto, Meg enseñó el paquete de Malboro a Frank.
~ ¿Quieres?
~ Fumar mata…
~ De algo tenemos que morir… ~ Frank sonrió.
~ Cierto. ~ Tomó uno de los cigarrillos y Meg sacó el mechero de su bolsillo. Prendió el cigarrillo de Frank y el suyo e inundo sus pulmones del sabor del tabaco y sacó el humo lentamente concentrada en la nada.
~ ¡¿Se puede saber dónde estabas, Frank?! ~ Gerard sonaba a novio enfadado.
~ Esperándoos… He encontrado chofer. ~ Señaló a Meg.
~ ¿Subís? ~ A la vez que decía eso, abría el maletero y tiraba su mochila y lo dejaba abierto para que los chicos hicieran lo mismo, luego se dirigió a la parte delantera del coche y se sentó en el asiento. Los chicos hicieron lo mismo. Frank, Gerard y Mikey se sentaron detrás y Ray como copiloto.
~ ¿Puedo poner música? ~ Preguntó Ray a lo que la chica asintió. Ray prendió la radio y al instante y a todo volumen sonó Atreyu – Her Portrait In Black . Ninguno de los chicos se lo esperó y dieron un respingo en sus asientos.
~ Lo siento. ~ Meggan se acercó a la radio y bajó el volumen hasta un nivel en el que todos pudieran hablar sin gritar. ~ Si no os gusta, Ray, ahí tienes más CD. ~ indicó Meg señalando la guantera. ~ El mío es el negro el violeta el de mi madre. No creo que os guste su música, pero bueno…

Al llegar Meggan aparcó el coche en la puerta del garaje y apagó la música, mientras los chicos salían del coche y alanzaban sus mochilas. Frank tenía su mochila en la mano.
~ Gracias.
~ ¿Quieres venirte? Vamos a hacer que Ray haga nuestros deberes de mates y a ver una peli o algo…
~ ¡¡Eh!! ~ Ray protestó ante la idea de tener que hacer sus deberes y eso hizo sonreír a Meg.
~ Creo que no… Gracias.
~ Como quieras. Pero si cambias de opinión: esa es mi casa. Tu misma. ~ Frank señaló la case de enfrente.
~ Lo tendré en cuenta. ~ Meg se volteó y se dirigió hacia la puerta. Abrió y, como era de esperar, no había nadie en ella. Cerró la puerta tras de si y se apoyó en ella unos instantes mientras su mochila caía al suelo. Respiró hondo y subió a su habitación. Tiró la mochila y se tumbó en la cama. Poco rato después se levantó e hizo los pocos deberes que tenía y bajó al garaje por la parte interior de la casa. Encendió la luz y se dirigió al bulto que cubría una tela enrome de color blanco. Tiró de ella y se encontró frente a frente con su batería. Debía motarla, el día anterior no había tenido tiempo.

No supo cuanto rato habían estado picando al timbre, pero cuando se dio cuenta seguramente habían pasado más de cinco minutos. Sudada y con las baquetas en la mano corrió hacia la puerta principal y abrió sin preguntar nada. Delante de ella estaba Ray guitarra en mano, junto a Mikey que tenía colgando su bajo.
~ Hola. ~ Ray sonrió ampliamente.
~ ¡Ey! ~ Gesticuló la chica como única respuesta.
~ ¿Es que no ibas a abrirnos nunca? ~ Preguntó Mikey algo molesto. ~ Hace diez minutos que te estamos llamando.
~ ¿A mi?
~ Sí, a ti que eres la única que vive aquí…
~ Lo siento… Estaba en el garaje con la batería… ~ Dijo mostrando sus baquetas. Ray y Mikey sonrieron.
~ Lo hemos oído. ~ Respondió Ray. ~ Por cierto, no tendrás un cable para conectar el bajo de Mikey… Se ha roto el nuestro. ~ Meg miró al bajo y miró la entrada de este.
~ Creo que sí. Esperad aquí. ~ Meg cerró la puerta para sorpresa de los dos chicos que se miraron.
~ ¿Esto… esto no es normal, verdad? ~ Preguntó Mikey a Ray.
~ Para nada…. Pero no hay que sacar conclusiones precipitadas… ~ Meg abrió la puerta de nuevo y entregó el cable a Mikey.
~ Este es… ~ Mikey enchufó el cable al bajo para comprobarlo.
~ Gracias. ~ Ray iba a empezar una nueva frase cuando un coche negro se acercó a la casa y paró enfrente. Los tres chicos miraron el auto detenerse y al abrirse la puerta Meggan vio a su madre. La mujer salió del auto y se despidió del piloto. Esperó a que el coche arrancara de nuevo y anduvo hacia la casa.
~ Hola, buenas tardes. ~ Su madre se acercó a ella y le besó la frente.
~ Hola mama. ~ Meg se apartó para dejar pasar a su madre.
~ Hola chicos.
~ Hola señora Morris. ~ Saludaron Ray y Mikey al unisón, aunque sólo se puedo oír la voz de Ray.
~ ¡Uy! No, ya no soy señora Morris, soy Marie Waiting, pero prefiero que me llaméis por el nombre…Y más si sois amigos de Meggan.
~ Bueno, ya tenéis el cable, nos vemos mañana. ~ Dijo Meg cerrando la puerta dando por concluida la vista.
~ ¿Por qué has hecho esto? ~ Marie miró a su hija.
~ No había más que hablar. ~ Dijo volteándose para volver donde la batería.
~ ¿Qué tal el día? ¿El primer día?
~ Bueno ¿y el tuyo?
~ No me puedo quejar. ~ Dijo su madre alejándose hacia su habitación para ponerse ropa informal.

Navegador capítols01-. Because the drugs never work03-. Because the drugs never work

2 Responses

  1. Xavi

    “Bueno, ya tenéis el cable, nos vemos mañana”… quina manera més lletja de demostrar que no vols seguir parlent i dir adéu! Una mica borde, ¿no? Suposo que serà perquè deu tenir alguna cosa més interessant entre mans per fer…

  2. Rafyy

    jajaja es sutil la noia akesta, sap portar les coses per on vol. kina envejaaaaaaaaa, sap tocar la bateriaaaaa!! io kieroooo!!!

    io crec k es mol amable a fet de taxista jajaj!!
    ma fet gràcia lo de…. prendió la radioo…. es una manera chula de diru..
    1peto

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.