03-. Because the drugs never work

maig 15th, 2008 by Taeko
This entry is part 4 of 32 in the series Because the drugs never work

~ Vale, eso tampoco ha sido normal. ~ Se dijo a si mismo Mikey mirando aun la puerta.
~ Exactamente, ¿el qué? ~ El chico le miró levantando una ceja con los anteojos medio caídos, mientras volvían hacia casa de Frank. ~ ¡Pero tu has visto que joven es su madre!
~ Quizás sólo lo aparente
~ Mikey, es MUY joven. Como mucho solamente tiene 30 años. ~ El chico más joven alzó los hombros.
~ Entonces la tendría cuando tenía 16. ~ Sentenció entrando en la casa.
~ ¿A quien tuvo con 16? ~ Preguntó intrigado Gerard.
~ Marie a Meg.
~ ¿Marie? ~ Interrogó Frank.
~ La madre de Meggan. ~ Respondió Mikey.
~ ¿Demasiadas confianzas, no, Mikey? ~ Inquirió Linda Pricolo, la madre de Frankie.
~ Lo pidió ella. Ella dijo que la llamáramos por su nombre de pila, además según Ray es joven…
~ Muy joven.
~ Sí, eso es cierto, pero imaginé que era su hermana o similar.
~ Pues resulta ser su madre. ~ Sentenció Mikey tomando una galleta y metiéndosela en la boca.
~ Debió ser duro para ella… tan joven… ~ Linda ya hablaba para si misma dirigiéndose al frigorífico.
~ Mama… Mama ¿Qué haces? ~ Frank miraba incrédulo hacia su madre que empezaba a sacar la leche y un par de huevos. ~ Mama… ¿Qué haces? ~ Linda sin oír a su hijo seguía sacando todo tipo de útiles para hacer un bizcocho. ~ ¡¡MAMA!! ~ La mujer se volteó.
~ Dime…
~ ¿Cómo que dime? ¿Se puede saber qué haces? ~ Preguntó exasperado Frankie.
~ Un bizcocho. ~ Dijo como si fuera obvio, la cual cosa lo parecía.
~ Ya… Pero ¿qué harás con él?
~ Se lo llevaré a Marie. ~ Dijo como si fuera lo más obvio.
~ Ni se te ocurra.
~ ¿Por qué?
~ Porque son nuevas y no les hace falta tu compasión para sentirse a gusto en el barrio. Es más creo que no la quieren.
~ ¡Frank! Si es cierto que fue madre tan joven necesitará el apoyo de alguien y más si su divorcio fue difícil…
~… ¿Es inútil convencerte, verdad? ~ Linda puso cara de victoria y se fue a por el delantal. ~ Chicos… ¿Vamos a tocar? ~ Los chicos asintieron y se dirigieron al garaje.

~ Tu madre vino a noche. ~ Dijo Meg dejando ir la bandeja de la comida al lado de Frank.
~ Lo sé.
~ Con otro bizcocho.
~ Lo sé.
~ Y han quedado hoy.
~ Lo s… ¿Quienes? ~ Frank miró desconcertado a Meg que tenía su tenedor en la boca.
~ Linda y Marie. ~ Respondió viendo a Mikey sentándose delante de ella. Ambos se saludaron con un gesto.
~ ¿Para qué?
~ Para… No lo sé… ¿Hacer bizcochos? ~ Inquirió ella irónica. Gerard hizo una mueca divertido y la chica le miró fijamente. ~ Quiero ser vuestro batería. ~ Ray sonrió ampliamente.
~ ¿Y eso?
~ Os oí tocar anoche y porque tampoco lo hacemos tan mal en las clases de música.
~ Estás dentro. ~ Sentenció Gerard. Meg lo agradeció con una media sonrisa y se terminó su ensalada.
~ Meg… ~ Mikey se la había quedado mirando todo el rato, hasta decidirse ha hablar.
~ Dime.
~ ¿Qué edad tiene Marie?
~ Hará 32 el mes que viene.
~ ¡Wow! Que joven, ¿no? ~ Dijo sinceramente Frank.
~ Sí…
~ ¿Y tu padre?
~ Si lo que intentas preguntar es si soy un accidente, no, no lo fui… Por lo visto me querían… Aunque tampoco yo lo entienda. ~ Dicho eso se levantó y dejando la bandeja en su lugar se dirigió al baño.
~ ¡¡MIKEY!! ~ Gerard lo riñó. ~ Acabamos de conseguir batería y tú ya la haces rabiar.
~ Sólo era curiosidad y nunca quise insinuar eso. ~ Dijo el chico con sinceridad.

Meg comprobó que no hubiera nadie en el baño y sacó un bote de pequeñas píldoras y dejó caer unas cuantas en su mano. Tomó dos y se las puso en la boca, guardando el resto en el bote. Se las tragó y miró el espejo… Se tiró agua fría en la cara y se miró al espejo… Todo empezaba a calmarse a su alrededor. Cerró los ojos y luego se volvió a enfrentar al espejo y por un instante la vio… Vio a Niki. Cerró de nuevo los ojos y espero un rato a que las pastillas hicieran su efecto.

~ Señorita Morris, llega usted tarde. Hace diez minutos que la clase ha dado su comienzo. ~ El profesor Snitch miraba a su alumna.
~ Lo lamento. No volverá a pasar.
~ Está bien. Tome asiento. ~ Mientras Meg se iba a su lugar el profesor continuaba su explicación.
Meggan se sentó en su sitio al lado de Ray. Sacó su libreta y un bolígrafo y se quedo embobada mirando la pizarra. Ese contraste de la tiza con el fondo verdoso le parecía realmente… Asombroso… Esas líneas rectas… Completamente rectas y blancas se sostenían en el fondo casi negro haciendo un bonito contraste, aunque, a decir verdad y siempre según el criterio de Meggan, el dibujo de ese hombre era de poco talento… Era demasiado rectilíneo y le quedaban espacios en blanco… ¡¡Uy!! ¿Qué digo en blanco? En tono verdoso.
¿Y si en vez de líneas dibujase redondas? Círculos y círculos blancos… ¿Marearían? ¿Hipnotizarían? ¡No! no, si nadie les daba vueltas…
~ Meg.. Meggan… ~ Ray la zarandeaba y parecía que eso funcionaba. Lentamente la chica se volteaba. ~ Meg la clase ha terminado. ~ ¿Clase? Pensó ella. Pero si solamente habían pasado cinco minutos entre las rallas y los círculos, que, por cierto, al final no recordaba si Snitch los había dibujado o no.
~ Está bien. ~ Devolvió las cosas a su mochila.
~ Vamos, toca música. ~ Meg asintió de forma mecánica y salió arrastrada por Ray. Se metieron en el aula donde ya estaban todos, incluido Brian.
~ Los chicos me han informado de la gran noticia ~ Dijo emocionado Brian. ~ Eres ya parte del grupo… ~ La chica vio como iluminada por un rayo de luz una batería e ignoró al tío ese de los tatuajes que le hablaba.
~ Lo que sea. ~ Meg se deshizo de la mochila y se sentó en la batería, miraculosamente sin romper nada, ni chocar con nada.
~ ¿Qué…? ~ Ray alzó los hombros y al instante se oyeron los primeros toques de las baquetas contra la batería.
~ ¿Pensáis tocar o mirar? ~ Pareció acordarse del grupo.

Navegador capítols02-. Because the drugs never work04-.Because the drugs never work

2 Responses

  1. Rafyy

    jjajaj otras vaya turca k porta la tia noo¿ jajajaja k booooo al principi no entenia lo de les ralles i ciruls pero despres si. es veu k parlar del pare no li senta gens be…
    anda k k mania de ferse bizcochos te tothom.. jajaj aper cert un dia fare un bizcocho i el provareu k em surten mol booons

  2. Xavi

    Quina castanya que portava la Meg… ja ho diuen que les drogues no són bones (si fins i tot ho diu el nom de la història!). I sobre els bizcochos: pobre Frank, es deu morir de vergonya amb aquestes situacions jajaja!

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.