16-. Because the drugs never work

juny 5th, 2008 by Taeko
This entry is part 17 of 32 in the series Because the drugs never work

Había pasado un mes desde el aniversario de Frank y estaban en plena época de exámenes. Era raro que los institutos tuvieran los exámenes antes de navidades, pero los responsables de Belleville High School creían que las vacaciones de Navidad eran para pasar las en familia y no para que los alumnos tuvieran que estar encerrados en sus cuartos para estar estudiando.
Tanto Frank, como Gerard, Ray y Mikey estaban encerrados en la biblioteca del instituto, como tantos otros alumnos, para poder centrarse mejor en las asignaturas. Pero en esos tres días previos a exámenes ninguno de los chicos había visto el pelo a Meggan, pero Mikey la iba ver ese mismo día: tenía clase de repaso de matemáticas, lo cual no entusiasmaba mucho al chico.
~ Bueno… ~ Dijo Mikey mirando la hora. ~ Creo que tendré que ir para casa de Meg.
~ ¿Vas a ir a su casa? Siempre venís a casa para estudiar. ~ Dijo su hermano, hablando siempre entre susurros.
~ Lo sé, pero como no la hemos visto… Quizás esté enferma y por eso no ha venido estos días.
~ Puede que tengas razón. ~ Dijo Frank ~ Pero creo que ayer vi la luz de la habitación de Meggan encendida hasta tarde.
~ ¡Uh! ¿Espías a Meggan? ¿Frankie? ~ Dijo en tono burlón Ray. ~ Yo no se lo diría mucho a Juls.
~ ¡Vive delante de mi! No es mi culpa.
~ Pero mirabas su habitación.
~ Yo-Yo… Su ventana esta delante de la mía. ~ La patética forma de defenderse de Frank ante las acusaciones de Ray hizo reír a los chicos por las caras de Frankie.
~ Bueno, me voy. Ya le diré a Meg que Frank la espía. ~ Mikey se colgó la mochila en el hombro y anduvo hasta la salida del colegio.
Delante de la puerta había un coche parado con los intermitentes puestos y el conductor había salido y estaba buscando algo en el maletero. Mikey se molestó, el coche tapaba la salida.
~ ¿Esto.. no ve que obstruye el paso? ~ Desde el maletero Meggan sacó la cabeza.
~ A ti te había venido a buscar. Sube. ~ Mikey sonrió y la saludó con la mano. Entró en el coche y esperó a que Meg hiciera lo mismo.
~ ¿Qué haces aquí?
~ Como no habíamos quedado llamé a tu casa y Donna me comentó que estabas en la biblioteca, así que he decidido venirte a buscar. ~ Meg arrancó y fue dirección a casa de los Way.
~ ¿Cómo es que no has venido a estudiar?
~ Odio las bibliotecas. Ese silencio… ~ Le pasó un escalofrío por la espalda. ~ Es horrible. ~ Para Mikey no había tanto silencio en las bibliotecas porque siempre había susurros o alguien que andaba o ruidos pequeños, pero nunca había un silencio sepulcral, pero ni siquiera replicó a la chica.
Meggan condujo hasta casa del chico y al salir del coche subieron algo callados hasta el cuarto del bajista. Una vez ahí Meggan sacó de su mochila una calculadora y un bolígrafo, mientras Mikey se sentaba en la mesa de estudió y de la mochila sacaba los apuntes que a inicios de las clases de Meg le había prestado.
~ Y… ahora la tortura… ~ Dijo Mikey empezando a desesperarse sin haber empezado.
~ Ya verás como no. ~ Meggan escribió un par de preguntas en una hoja y se las pasó a Mikey. ~ Si sacas eso te vienes a clases avanzadas. ~ Mikey abrió los ojos como platos.
~ ¿Estás loca?
~ Puede. ~ Se encogió de hombros y le sacó las preguntas de delante y de paso sus apuntes. Buscó entre las hojas un par de fotocopias. Eran antiguos exámenes que ella había realizado y que a Mikey le podrían servir. ~ Hablando más en serio: prueba con esto. ~ Mikey se quedó mirando el examen.
~ ¿Crees que puedo aprobar el examen? ~ Meggan asintió.
~ Creo que has avanzado bastante desde inicio del curso, pero yo no seré quien te evalúe. ~ El chico agradeció internamente los ánimos que ella le daba y sonrió. Cogió un lápiz y una goma de borrar, además de la calculadora y empezó a escribir números y formulas para resolver la primera de las fotocopias. Mientras él hacía eso, Meg se sentó en la cama y sacó de su bolso un aparato mp3 y un bloc de hojas todas escritas: sus apuntes de historia. Se puso los cascos y tumbada en la cama empezó a estudiar esa materia.

~ No creo que esto sea muy sensato, ¿sabes? ~ La mujer estaba tumbada en la cama de su habitación junto al hombre que la abrazaba por la cintura.
~ Creo que sé porque lo dices, pero… ¿Y lo emocionante que resulta? ~ Sonrió él.
~ ¿Cuánto hace que te conozco?… Una par semanas a duras penas… ~ Se auto contestó.
~ Mentira. Hace ya un mes y pico…
~ Pero sabes a lo que me refiero, ¿verdad? ~ Dijo ella nerviosa y mordiéndose el labio inferior. Buscaba la mirada de él hombre que la mantenía sujeta, siempre por encima de la sabana que les cubría…. Lo único que les cubría.
~ Lo sé. Lo sé. ~ Se quedaron absortos en sus pensamientos mirándose uno al otro. ~ Tampoco yo creo que esto sea sensato, pero…
~ ¿Pero? ~ Sonrió ella ante esa palabra.
~ La vida tampoco es muy sensata. Hay que arriesgar…
~ ¿Arriesgarlo todo? ¿Arriesgar la familia? ~ Ella dejó de mirarlo por unos intentes y el pelo de la mujer cayó hacia delante cubriéndole el rostro. Tenía miedo de que su expresión la delatara. La familia era demasiado importante para ella. Al menos la poca familia que le quedaba.
~ No, no si no quieres… Si no quieres no hay porque arriesgar la familia… Si quieres podemos dejar esto. ~ Dijo él a sabiendas de que era lo que debía decir y era lo que de verdad iba ha hacer, pero sólo si ella se lo pedía.
~ Yo… ~ De repente ella volvió a mirarle a los ojos y él sonrió.
~ Todo puede ir bien. Todo irá bien. ~ La apretó contra sí.
~ Quiero decírselo, Cheech, pero…Hemos pasado por tanto…. Me da miedo que no lo acepté, me da miedo su reacción, me asusta tener que elegir entre ambos….
~ No sería justo, pero la decisión ya esta tomada en caso que te deje entre la espada y la pared, ¿no crees?
~ ¿Y tu? ~ Evadió la pregunta con otra pregunta. ~ ¿Y tu familia? ¿Qué dirán ellos? ~ Cheech se había percatado de ese cambio rápido en la cuestión y tomando la mano de la mujer sonrió.
~ Da igual lo que digan. Soy feliz y creo que es lo que Frank y mi padre quieren que me pase. ~ Sonrió y eso la tranquilizo mucho más que las palabras que acababa de oír.
~ Te quiero. ~ Se acercó a los labios de Cheech y deposito un suave y tierno beso.
~ Yo también, Marie. Yo también te quiero.

Alguien la zarandeaba y su música había sido apagada. Abrió los ojos y se dio cuenta de que esa no era su cama. Parpadeó y miró quien la había despertado.
~ ¡¡Mikey!! ~ Meggan se levantó de un bote. ~ Yo-yo… lo siento. ~ Dijo avergonzada.
~ Tranquila. No pasa nada. Además así me ha dado tiempo de hacer ambos exámenes como practica. ~ El chico le tendió un par de hojas. ~ Ahora te toca corregírmelos. ~ Meggan sonrió y tomando las hojas se fue hacia el escritorio. Mientras examinaba los resultados y las formulas aplicadas por Mikey, el chico andaba detrás de ella arriba y abajo. ~ Mikes… ~ El chico se enderezo rápidamente y se acercó a la chica que sin dejar de mirar la hoja continuo corrigiendo. ~ Deja de hacer eso… Me pones nerviosa.
~ Me voy a sentar. ~ Y tal como lo dijo se sentó en su cama cruzando las piernas tal como si fuera un indio.
La espera para Mikey fue eterna y el silencio fue roto cuando la puerta fue golpeada por fuera con dos golpes secos.
~ ¿Se puede? ~ Gerard sacó la cabeza hacia dentro de la habitación. ~ Y yo que creía que quien debía estudiar y hacer los ejercicios era mi hermano… ~ Meggan se volteó y miró primero a Gee y luego a Mikey.
~ Deberías repasar la formula de las ecuaciones de segundo grado, pero por lo demás creo que podrás aprobar.
~ ¿En-En serio? ~ Al oír eso de Meg, Mikey sonrió ampliamente.
~ Si haces lo mismo que has hecho aquí, sí.
~ ¿Estas diciendo que vas ha hacer que mi hermano apruebe matemáticas? ~ Meggan asintió.
~ Y, es más, si no lo hace me comprometo a…
~ ¿Es una apuesta? ~ Gerard la cortó antes de que pudiera decir nada más a lo que Meg asintió. ~ Está bien. Me gusta la idea. Si Mikey no aprueba harás lo que yo quiera durante todo un día y si aprueba lo haré yo. ¿Aceptas? ~ A Meg le gustó la idea, así que tomó la mano que Gerard había tendido para cerrar el pacto.
~ ¿Eh? ~ Mikey miraba la escena sin que esta le hiciera la más mínima gracia. ~ ¿Chicos? ~ Ambos le miraron extrañados por su tono de voz. ~ Os dais cuenta de que habláis de mi examen de matemáticas, ¿Verdad? ~ Ambos asintieron a lo que Mikey desistió de hacer ningún comentario, rodó los ojos y se tumbó en su cama.

Navegador capítols15-. Because the drugs never work17-. Because the drugs never work

2 Responses

  1. Xavi

    Lo de Cheech i Marie estava cantaaaat!! I m’alegro un munt per ells =) Però crec que ni a la Meg ni al Frank els imporatarà… o com a mínim diria que mi no m’importaria.

    Ah, per cert!! Això d’apostar sobre les notes dels altres no es fa… a veure qui és el primer en sobornar al Mikey per a que aprovi o suspengui expressament!

  2. Rafyy

    pues jo estaria cantat pero jo ni m’havia adonat del feeling, com es portara ara el cheech i la meg jajaja k bo

    per cert lenam cancelem totes les apostes sobre les notes d’aket noi k comença per x i acaba per i, d’acord¿¿¿ no sigui cas k s’enfadi XDDDDDD

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.