30-. Because the drugs never work

juliol 22nd, 2008 by Taeko
This entry is part 31 of 32 in the series Because the drugs never work

No se había percatado de que alguien le observaba desde hacía rato. Estaba tan metido en sus pensamientos que tampoco notó como alguien se acercaba tanto a él hasta que no se sentó a su lado, fue entonces cuando se miraron por unos segundos a los ojos, pero ella desvió la mirada y miró más allá del pequeño lago que tenían delante.
~ La he cagado con Frank. ~ Sentenció más que preguntó, pero Gerard ni siquiera se movió ante tal afirmación. ~ Debe odiarme… aunque supongo que no más que Júlia. ~ Gerard dejó de mirarla y miró hacia el lago. ~ Ayer me preguntaste porque te había besado… ~ Eso captó la atención de Gerard, pero no por eso la miró. ~ Supongo que me gustas, pero no soy la persona adecuada para ti… ~ Meg miró a Gerard quien también se volteó al oír esas ultimas palabras.
~ ¿Por qué? ¿Por las drogas? ~ Ni él hubiera querido ser tan directo ni ella se esperaba tal afirmación, así que la primera reacción de ambos fue escudriñar la cara del que tenía delante algo sorprendido, pero luego Meg relajó sus facciones he hizo una sonrisa cómplice para volver a mirar hacia la nada.
~ Frank te lo ha dicho.
~ Más bien Kim… ~ Meg suspiró y asintió.
~ Ellas no son el único motivo, pero sí uno de peso.
~ ¿Qué otro motivos…? ~ Pero Meg se volteó hacía él.
~ Tiendo a… Me cuesta tener a alguien cerca demasiado tiempo como para… ser amigos o algo más.
~ Creía que eso ya lo habíamos superado. ~ Meggan sonrió.
~ Sí, ha sido raro teneros al lado a todos vosotros sin enviaros a la mierda con cualquier excusa, pero… Supongo que la música ha ayudado.
~ ¿Y con Kim? ~ La pelirroja suspiro.
~ Con ella todo es distinto. Me conoce desde… no lo sé, desde hace una barbaridad… Ella es de las pocas personas que sabe todo de mí… De hecho sólo hay tres personas. ~ Gerard alzó una ceja a modo de pregunta. ~ Kim, Marie y el imbécil de John. ~ El pelinegro ante tal mención hecha con tanta rabia sonrió. ~ Lo que he querido decir es que… tiendo a alejar a la gente de mi lado cuando empiezan ha saber de mi… No me gusta que sepan nada de mi, porque ya he vivido muchos años bajo una etiqueta que me ha traumado demasiado…
~ ¿Eti-etiqueta? ~ Meggan simplemente asintió en un suspiro.
~ Gerard, lo de Frank… Lo de acostarme con él, lo hice por… No lo sé… pero si sé que me da miedo… no, miedo no, pánico o incluso terror que Cheech se una a la familia y que acabe sabiendo más de mi y eso le haga cambiar la visión que tiene de mi, también me aterroriza que Frank, Ray, Julia o Cris se enteren de algo… pero supongo que… ~ Meggan dejo de mirarle y volvió a mirar al lago, aun sabiendo que los ojos de Gerard seguían clavados en ella. ~ Me asusta mucho más que tú sepas… Que tú sepas de mí, de quien soy en realidad…
~… ~ Gerard realmente no sabia qué decir, aun a sabiendas que debía decir algo.
~ Volveré a casa y hablaré con Marie. Tengo algo de pasta y creo que ya es hora de que pueda hacer mi vida sin joder a los demás. ~ Meggan se giró para Gerard y le sonrió. ~ Lo que más siento de todo esto, es dejar el grupo… Lo siento.

Al llegar a casa se acercó a la cocina de donde venían las voces apagadas de Cheech y Marie. Llamó con los nudillos al marco de la puerta para captar la atención de los dos adultos.
~ Hola… ~ Casi no se la oyó, pero supo que había captado la atención de ambos adultos. ~ Esto… ¿tenéis un par de minutos? ~ Dijo acercándose a la mesa y ambos asintieron.
~ Yo… será mejor que me vaya y os deje solas para…~ Pero Meggan negó con la cabeza.
~ Quédate. Si vas a casarte con Marie, tendrás que empezar a pensar en que eres de la familia. ~ Marie sabia que eso significaba que su hija aceptaba a Cheech para casarse con ella, no obstante el hecho de que pareciera tan tranquila después de todo lo que había ocurrido esa noche le hacía pensar en que había algo que no iba como debería.
~ ¿Qué pasa, Meg? ~ Su hija respiró hondo.
~ Creo… creo que es hora que empiece a usar parte de mi herencia. ~ Marie miró sin comprender o querer hacerlo. ~ Si vais a casaros necesitareis algo de intimidad para… ¡Lo que sea! Y, yo, ya he fastidiado la felicidad del momento. ~ Sonrió culpable. ~ Marie, ya sabes que lo mío no son las disculpas… Así que he pensado que… bueno… Que debería usar parte de la herencia de mis padres y empezar por intentar hacer las cosas bien. ~ Meggan veía como su madre decía que no con la cabeza. ~ Estaré en contacto contigo, mama, pero… Necesitas tiempo con tu nuevo marido y, yo necesito… ~ Meg volvió a suspirar intentando coger fuerzas para creer lo máximo en sus propias palabras. ~ Necesito ayuda para desengancharme de las drogas… ~ Marie parecía sorprendida de que por fin sufija hubiera tomado tal determinación, pero Cheech más bien estaba sorprendido por esa ultima frase.
~ ¿D-drogas? ~ Meg miró a Marie, creía que ya lo sabría, pero al parecer su madre había preferido no decirle eso.
~ Ahora ya no importa, Cheech… ~ Meg miró de nuevo a su madre. ~ Iré a arriba hacer la bolsa.
Meggan subió las escaleras con la mente puesta en la caja negra que había sacado de su escondite esa misma mañana. Al llegar a su habitación la vio encima de la cama y se sentó a su lado. Sacó varios papeles para encontrar en el fondo un panfleto de una clínica de desintoxicación.

“Kim,
Ayer me disculpé con Marie y Cheech, también hablé con Frank (aunque eso ya lo sabias, ¿verdad?) y lo intenté con Juls…
Evidentemente, creo que con Frank la fastidié al 100% y lo que más me jode es que podría haber pillado a cualquiera y tuve que ir con él… Un amigo que tenía novia y que estaba cacho pillado (y enamoradísimo) de su Júlia…
Me siento tan ruin…
Por otro lado, espero que Mikey no cuente nada de lo que le dije… Confío en él, pero también sé que se preocupa mucho por Gerard y quizás esa preocupación le lleve ha hablar con él de lo del bar… Espero que no lo haga y si lo hace que me tenga en aviso para saber cómo actuar luego…
Kim, arruiné tu visita a la ciudad y no dejé que me contaras eso tan importante que querías decirme, pero creo que la carta que te escribo haga que no te molestes mucho…
Me he largado. Bueno, no para siempre ni nada por el estilo. Me he largado a una clínica de desintoxicación (creo que ha estas alturas ya estarás sonriendo). Si te preguntas porqué o porqué ahora la respuesta es fácil: Marie va a casarse y tener una hija drogadicta va acabar por joder el matrimonio y sé que Cheech la hará feliz.
Gracias por entenderlo.
Te quiero,
Meggan
PD: hablé con Gerard… y si bien, tenias razón (como siempre) y me gusta, sabes tan bien como yo que no soy la adecuada.”
Navegador capítols29-. Because the drugs never workEpílogo

4 Responses

  1. Júlia

    Jooooooooooooooooder, quins ovaris la Meg.
    I això que se m’ha xuscat el churri eh??
    jajaja.
    Bueno reina, que a veure si escrius més que vull saber com s’acaba tot. Iiiiiiiiii a veure quan ens veiem joder, que vivim a cinc minuts.

  2. Taeko

    si, vivim a 5 minuts, pero en realitat no tinc aquests 5 minuts fins la setmana que ve segurament…. vaig de putu cul… no tinc temps ni de saber alguna cosa de la Cris…en fin, so sorry

    Lena
    PD: penja capi jaaaaaaaaaaaaaa

  3. Rafyy

    jooliin noo vui k penjis el final xq sino s’acabara la historiaaaa….. pero tb vui saber k pasa i aixo. Pobre frank pobre juls pobre gerard pobre meeeeg…., no vui k la meg se vaja lejoss

  4. Kim tu nuky^^

    ke maja soy xDD
    ke sera eso tan importante ke tengo ke decir???….ays,cada día me engancho mas =P
    pero no kiero ke Meg se vaya….ahora ke parecia ke podia haber habido un acercamiento con Gerard en el lago…..cachis¬¬

    yo no vivo a 5 minutos…mas bien a 5 horas pero….kiero vetre tb!!!=(

    t’estimo nuky!!!(K)

Comenta!

Atenció: El moderador de comentaris està activat, per tant, pot ser que el vostre comentari es retrassi. No tornis a enviar el teu comentari.